Iglesia 

COMO EN EL NUEVO TESTAMENTO!! Mujer paralítica se arrastra 5 km para escuchar el evangelio

Cuando se sintió llamado a iniciar un trabajo evangelístico en una remota tribu africana de Ghana, Lidório sabía que iba a experimentar grandes dificultades, pero ver la mano de Dios en medio de cada adversidad impactó no solo la tribu de los konkombas, donde él trabajó durante años, sino también su propia fe.

Lidório relata que poco tiempo después de llegar a aquella tribu que nunca antes había oído de Jesucristo, logró evangelizar a una familia de 13 integrantes, la cual le ayudó a establecer la primera iglesia en el pueblo. “¡Cuán bueno es que se convierta una familia así de numerosa, pues cuando se convierte una familia, ya tienes una iglesia!” , dijo Lidório.

Mebá —el líder de la familia— era un hombre con visión. Él, su esposa y sus 11 hijos mostraban tan grande amor a Dios que, después de entregarse a Jesús, querían rápidamente compartir el Evangelio con toda la tribu. Entonces, se dirigieron a cada choza en la tribu para invitar a sus vecinos al primer culto.

Más de 400 personas se reunieron una mañana, a la sombra de los árboles, para oír por primera vez la Palabra de Dios. No fue sencillo. “Dos hechiceros se acercaron a mí antes del sermón y me dijeron que no predicara, luego que me negué, empezaron a interrumpirme y a contrariarme durante toda la prédica”, manifestó Lidório.

Cuando Mebá hizo el llamado, para sorpresa de todos, Dios había tocado el corazón de 67 konkombas, quienes entregaron sus vidas a nuestro Señor Jesús. Otra cosa impactante al finalizar el culto fue la aparición de una mujer paralítica, quien llegó al lugar arrastrándose. Ella preguntó: “Hombre blanco, ¿acaso llegué muy tarde para entregarme a Jesús?”.

Aquella mujer no era una konkomba, sino una moradora de una tribu aledaña y, al saber que el Evangelio sería predicado a los konkombas, pidió a su padre y a sus hermanos que la llevaran en sus brazos. Pero todos se negaron. Entonces, se arrastró cinco kilómetros hasta el lugar donde se estaba realizando el culto.

Las mujeres de la iglesia la acogieron, trataron sus manos heridas y limpiaron su cuerpo que estaba lleno de barro. Entonces, Lidório oró por ella y, finalmente, esta esforzada mujer pudo entregar su vida a Jesucristo.

comments

Related posts