Internacional 

MILAGRO!! Niño perforado sobrevive tras clamor de la familia “Fueron muchas horas de oración”

La familia de un niño de diez años está dando gracias a Dios por haber salvado su vida después de que fue golpeado peligrosamente en la cara por un pincho de carne. “Sólo Dios podría haberlo hecho salvo”, dijo Shannon Miller, padre de Xavier Cunningham, en una entrevista con Fox4KC. “Realmente fue un milagro”, puntuó.

Miller explicó en una campaña de recaudación de fondos que pretende reunir 200.000 dólares para ayudar con los gastos médicos de su hijo. Xavier estaba jugando con algunos amigos en un campo detrás de la casa de la familia, cuando el accidente que pudo haber llevado su vida sucedió.

“Ellos descubrieron un espeto de carne para barbacoa acostado en la hierba y dejaron de pie en un rincón para que nadie pisa en él. A medida que la tarde fue acabando, ellos pidieron subir en la casa del árbol del vecino. Nadie sabía, pero había un gran nido de abejas en el árbol “, dijo.

“Mi hijo y sus amigos fueron atacados por el enjambre y cayó en el asador. Después de muchas horas de oración y planificación, el equipo médico salvó su vida y sacó el espejo de la cara”, explicó Miller.

Koji Ebersole, que analizó el camino del especto en el rostro de Xavier, en el Hospital de la Universidad de Kansas, explicó en un vídeo publicado en YouTube que se quedó “sorprendido” por el hecho de que el niño haya sobrevivido.

“Me impresionó que estuviera vivo, aún más despierto y conversando”, dijo Ebersole, director de neurocirugía endovascular del hospital. “El espeto pasó por la cara, debajo del cráneo e hizo un camino hacia la parte trasera del cuello”, explicó.

El observó que el asador casi alcanzó dos vasos sanguíneos críticos para el cerebro. Si el asador estuviera un milímetro más cerca de cualquiera de ellos, la lesión habría sido “insostenible si atravesara la carótida”.

“Pero fue muy cerca de ella y al lado de la arteria vertebral, esa trayectoria es esencialmente una en un millón, simplemente no puedo creer”, dijo Ebersole. Afortunadamente, el equipo médico logró quitar el asador sin más heridas.

“La cosa más impresionante sobre la historia es cómo esa cosa podría pasar tan profundamente por esa parte del cuerpo y no alcanzar algo crítico”, dijo Ebersole. “No sé cómo el chico podría tener tanta suerte”.

Miller dijo que su hijo estaba más preocupado por las picaduras de las abejas que con la lesión después del accidente, y la familia se volvió a Dios mientras el equipo médico trabajaba por horas para quitar el asador con seguridad. “Yo dije: ‘Señor, no me importa, sé que tienes un plan’, dijo Miller.

comments

Related posts