Ministerios cristianos en Estados Unidos se han dado a la tarea de proteger a las familias latinas que a causa de su estatus migratorio corren el peligro de regresar a sus países natales donde los problemas son aún mayores.

Y esto es porque muchos latinos en Estados Unidos prefieren lidiar con estatus migratorio que con los problemas que les esperan en su país natal.

Este es el caso de Vicky Chavez y sus dos hijas pequeñas que han estado refugiadas en la Iglesia Unitaria en Salt Lake City.

Esta madre de 30 años, teme que los funcionarios de migración de Estados Unidos las detengan y las envíen de regreso a Honduras, donde dijo que teme por su seguridad debido a un novio abusivo.

Ella comenta que viene “huyendo por violencia doméstica” incluso estuvo recibiendo amenazas de muerte. “Y las amenazas no solo eran para mí, sino también para la bebé. Por eso, mi temor es que algo malo pueda ocurrir en Honduras” contó esta madre soltera.

A pesar de que los jueces de inmigración negaron repetidamente su pedido, Chávez dice que está decidida a permanecer en la iglesia y luchar para quedarse en Utah, donde viven sus padres y hermanos.

“He decidido seguir luchando” dijo a los periodistas respaldada por la comunidad de la Iglesia Unitaria en Salt Lake City

¿Qué voy a hacer en Honduras con mis hijas? ¿A qué me llevo a mis hijas? Es mejor seguir luchando, seguir luchando para obtener asilo’. Así que cambié de opinión, no llegué al aeropuerto. Llamé a la iglesia para ver si me aceptarían para refugiarme. Me aceptaron. Y desde entonces estoy haciendo refugio.

Mientras tanto un grupo de abogados buscan una solución para esta familia.

comments