El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, desestimó el lunes las amenazas de venganza de Irán tras el ataque mortal del sábado en un desfile militar en el sudoeste de Irán y dijo que era “ridículo” que Teherán alegara la participación de Estados Unidos.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, dijo el lunes que los atacantes que mataron a 25 personas en un desfile militar habían sido pagados por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y que Irán “castigaría severamente” a quienes estaban detrás del derramamiento de sangre.

El subjefe de la Guardia Revolucionaria de Irán también acusó a Estados Unidos e Israel de participar en el ataque y dijo que deberían esperar una respuesta devastadora.

Mattis dijo a los periodistas en el Pentágono que la amenaza de Irán no le preocupaba.

“Hemos sido muy claros en cuanto a que no deberían llevarnos así. Y tengo la esperanza de que prevalezcan cabezas más frescas y sabias”, dijo Mattis.

“Hasta ahora han culpado a al menos tres países y creo que a un grupo terrorista. Veremos cuánto dura la lista. Pero estaría bien si supieran de qué están hablando antes de comenzar a hablar”.

Los féretros, envueltos en banderas, fueron llevados por dolientes. Muchos retrataron a un niño de cuatro años asesinado en el incidente, uno de los peores de esos ataques contra la fuerza militar más poderosa de Irán.

El Ministerio de Inteligencia de Irán dijo que unas 22 personas habían sido arrestadas en relación con el ataque.

“Armas, materiales (explosivos) y equipos de comunicación fueron incautados en la casa que pertenecía al grupo terrorista de cinco miembros que llevó a cabo el ataque”, dijo un comunicado del ministerio, de acuerdo con la semi-oficial agencia de noticias Tasnim.

Hombres armados dispararon contra un puesto de observación en Ahvaz, donde las autoridades se habían reunido para presenciar un desfile anual que marcaba el inicio de la guerra de Irán de 1980-88 con Iraq.

Fars y las agencias de noticias de IRNA dijeron el lunes que cinco atacantes fueron asesinados, no cuatro, como informaron anteriormente medios estatales. El cuerpo del quinto asaltante no había sido identificado ya que estaba mezclado con otras bajas, dijo Fars.

La agencia de noticias Tasnim citó a Salami diciendo que el “horrible crimen” expuso el lado oscuro de una alianza que Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel habían creado para contrarrestar la influencia iraní en la región.

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Irán dijo que Teherán necesitaba hablar con sus vecinos para evitar tensiones.

“Es esencial ser plenamente conscientes y aumentar nuestros diálogos constructivos para neutralizar las tramas de los enemigos que quieren crear sospechas y desacuerdos entre los países de la región”, dijo Ali Shamkhani.

También dijo que las sanciones de Estados Unidos contra Irán eran ilegales y que el presidente Donald Trump las estaba utilizando como una herramienta para la “venganza personal”.

MATTIS “WOKEN UP” POR NOTICIAS

Mattis dijo que estaba claro que Irán todavía no sabía lo que había pasado. Hizo hincapié en que los Estados Unidos no tenían conocimiento previo de que tal ataque era posible.

“No me despierto con llamadas telefónicas sobre algo que sabemos que va a suceder. Es absurdo decir que tuvimos algo que ver con eso”, dijo. Mike Pompeo, Secretario de Estado de los EE. UU., Preguntado por un entrevistador de Fox News si Estados Unidos desempeñó algún papel en el ataque, dijo: “Cuando se tiene un incidente de seguridad en casa, culpar a los demás es un enorme error”.

La pérdida de vidas inocentes fue trágica, agregó Pompeo. No ha habido reacción de Arabia Saudita o Israel.

La Resistencia Nacional Ahvaz, un movimiento de oposición árabe-étnico iraní que busca un estado separado en la provincia de Khuzestan, rica en petróleo, y el Estado Islámico se han adjudicado la responsabilidad.

El Cuerpo de la Guardia fue creado después de la revolución islámica de 1979 para proteger el sistema de gobierno clerical chií y los valores revolucionarios. Responde al ayatolá Jamenei y tiene un ejército estimado de 125,000 efectivos con unidades militares, navales y aéreas.