La mayoría de las investigaciones daba como cierta la reelección de antiguos “medallones” del Congreso Nacional. Algunos expertos incluso se dice que la renovación sería máxima en torno al 30%. Se equivocaron.

En el Senado, por ejemplo, llegó al 87%. 46 de los 54 elegidos son nuevos. El perfil de la composición de senadores y diputados federales que se diseña para la nueva legislación es el más conservador desde la redemocratización.

Esta “ola” liderada por el presidenciable Jair Bolsonaro es mejor vista en el fortalecimiento del PSL, partido que en 2014 eligió sólo a un diputado. Con las migraciones, actualmente tiene 8 y en las elecciones de 2018 formó una bancada de 52 diputados de las 513 vacantes, el 10% del total. La primera es del PT, con 56.

La nueva cara del Parlamento es vista también con la explosión de popularidad de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidenciable. Se convirtió en el diputado federal más votado de la historia, con 1,8 millones de votos en Sao Paulo. Flávio, el otro hijo que concurría este año, fue el Senador más votado por Río de Janeiro.

Al mismo tiempo, una serie de políticos que se oponen al capitán del ejército no se han reelegido o han tenido votación de piedad. Dilma Rousseff fue derrotada en la disputa por el Senado en Minas Gerais y Jean Wyllys, que llegó a escupir en Bolsónaro en el plenario amargó la 77ª posición, con el 0,32% de los votos en Río de Janeiro. Logró su reelección sólo a causa del coeficiente electoral de su coalición.

En gran parte, las denuncias de Lava-Chorro tuvieron un fuerte efecto, y los partidos tradicionales, envueltos con el esquema de corrupción, perdieron mucho de su fuerza, especialmente el MDB (de 51 a 34) y el PSDB (49 a 29 ahora) .

Los tucanes fueron reducidos a 24 diputados, menor bancada del partido desde 1994. El MDB de Michel Temer se redujo a la mitad: de 66 electos en 2014 a 33 diputados.

Entre los cambios significativos, se destaca el intento frustrado de elección de varios miembros de la bancada evangélica. Su actual presidente, Pastor Takayama (PSC / PR) no volverá a Brasilia en los próximos 4 años.

Algunos de sus miembros más conocidos también tuvieron una reducción drástica de votos o no tuvieron éxito en los comicios. El caso más emblemático es del senador Magno Malta (PR / ES), que acabó quedando fuera.

Se acaba de evidenciar que el elector no está preocupado solamente con pautas morales y que el apoyo de la bancada a Temer, presidente más impopular de la historia reciente del país, tuvo un alto costo.