Está comprobado científicamente que las plantas producen su propio sonido, se comunican de una manera peculiar, no es de la forma que nosotros conocemos donde usamos cuerdas vocales, oídos, boca, ojos, aunque parezca fantasioso si lo hacen pero que son demasiado bajos para que el oído humano los escuche, ellas lo hacen entre sí.

Con tan solo un micrófono una mujer ha grabado los sonidos de los girasoles que tiene plantados en su jardín; en el audio, ellos emiten un agudo zumbido tan melódicos que se asemeja a un violín.

La Universidad de Australia Occidental, junto a sus científicos fue quien se encargo de captar el sonido a través de unos audífonos especializados para esto, además fue grabada por un tercero presente en este espectacular descubrimiento, cuenta.

comments