La inauguración de un “Monumento a la Biblia” en el departamento de Cerro Largo, en Uruguay, promovido por la Unión de Pastores Evangélicos de Melo ha generado polémica debido a que grupos opositores aseguran que es un “ataque a la laicidad” (como un régimen social de convivencia, cuyas instituciones políticas están legitimadas por la soberanía popular y no por elementos religiosos.).

En un comunicado divulgado el martes, las organizaciones sociales manifestaron su “repudio” ante la “actitud de atropello” por parte de la comuna, que incurrió en un “grave error que viola profundamente la laicidad junto a otros valores democráticos”, cita recopilada por Montevideo Portal.

Para las organizaciones, el acuerdo entre la comuna y la Unión de Iglesias Evangélicas es un acuerdo “que no respetó en ningún momento los procedimientos necesarios” para concretar el monumento, y detallan que se “pasó por arriba” dos normas.

El edil del Frente Amplio, arquitecto Pablo Guarino, dijo que se sorprendió con la inauguración. “A la Junta Departamental no le ha llegado ninguna información al respecto, por otra vía me llegó la invitación que se está distribuyendo.No hemos sido informados”, aseguró.

Guarino cuestionó que la colocación de este monumento no pasó por la Junta Departamental. “Se necesitan “dos tercios dos los votos, y en este caso no se está cumpliendo con la ley. Es una cosa absolutamente ilegal lo que está haciendo el intendente (Sergio Botana)”, manifestó.

En este sentido, recordó lo que menciona el artículo 37 de la ley orgánica municipal (la ley 9.515). “Queda prohibido a los intendentes, levantar monumentos o estatuas o autorizar su erección en sitios de uso público, salvo que así lo resolviesen los dos tercios de la Junta Departamental”.

Además, el edil dijo que es “de norma” que ante la intervención de algún espacio público los representantes del legislativo “puedan dar su opinión”. Según el legislador, la iniciativa “viola la laicidad”.

El intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, reconoció a El Observador que existió una “omisión” en el trámite, pero que no hubo “intencionalidad”. Según explicó, tuvo un error de interpretación porque no le dio la dimensión de monumento al símbolo que se construiría. “Nunca se nos ocurrió que debería pasar por la Junta, pero cuando nos entró la duda decidimos el envío”. Sin embargo, el nacionalista entiende que “no corresponde” pedir disculpas.

Pese a las críticas contra el “Monumento a la Biblia” la inauguración se llevó a cabo. Así lo demuestran unas fotos publicadas por el Consejo de Representatividad Evangélica del Uruguay en Facebook.

comments