Desde agosto, cuando el gobierno de Angola aprobó una ley para regularizar la actividad religiosa en el país, las iglesias evangélicas están bajo amenaza. Por determinación del gabinete del presidente João Lourenço, habrá mayor control sobre los lugares de culto.

Pastores dicen que es una severa limitación de su libertad religiosa. De acuerdo con puertas abiertas , más de 2.000 iglesias han sido cerradas y más de mil iglesias irregulares aún puede estar cerrado en noviembre.

El gobierno socialista angoleño había dado un ultimátum de 30 días para que ocurriera la “regularización” de los espacios de culto. Las que no encajen en las exigencias serán cerradas.

El director para asuntos religiosos, Francisco de Castro María, afirmó que: “El número de iglesias ilegales en el país ha llegado a 4 mil. Todas las iglesias ilegales tienen hasta el próximo mes para cambiar su estatus “.

El Jornal de Angola dijo que la comprensión del gobierno de Angola, “algunas sectas religiosas ir a distorsionar la doctrina bíblica en violación de los preceptos sana convivencia dentro de las comunidades, así como alterar los hábitos y costumbres de las personas, poniendo en peligro el bienestar de la población “. La medida no afectó a la Iglesia Católica en el país.

A partir de ahora, para una denominación evangélica seguir existiendo, ella necesita reunir 100 mil firmas. Con eso, decenas de iglesias pequeñas tuvieron forzosamente que convertirse en una sola. Los pastores sólo podrán predicar si tienen graduación en teología, algo fuera de la realidad de un país con serios problemas en el área de la educación.

La llamada ” Operación Rescate ” está en curso y el ejército está involucrado, ya que el Ministerio de Cultura insiste en que el rendimiento de muchas confesiones religiosas ilegales “pone en peligro la seguridad del país”. Algunas mezquitas islámicas también tuvieron las puertas cerradas.

De los 1.116 ministerios existentes en el país, sólo 83 iglesias están plenamente legalizadas. Los datos del Gobierno indican que el 50% de las iglesias del país son ‘extranjeras’, siendo lideradas por misioneros que vinieron de Brasil, Nigeria y Senegal

comments