La persecución a los cristianos en Kenia suele suceder de forma muy violenta. La presencia del grupo radical islámico Al-Shabaab hace que los ataques contra ellos sean frecuentes. Abandonar el islamismo es uno de los principales motivos para ello.

Fue lo que sucedió con una familia que vive en el sureste del país. En cuanto se decidió por el cristianismo, los musulmanes sólo dieron un día para que regresara al islamismo o entonces todos serían muertos.

“Si no abandonamos a Jesús enfrentaremos la espada”, dijo Abdul Abuk-Bakr al Morning Star News. Abuk cuenta que tuvo una enfermedad grave y no logró la cura después de haber visitado a varios médicos. Pero cuando recibió la oración de un pastor fue sanado instantáneamente.

Él es casado y padre de dos hijos. Cuando la familia presenció el milagro de cerca, todos creyeron en Jesús. La noticia de su conversión se extendió rápidamente por la aldea. “Tan pronto como los líderes de la mezquita en Sera supieron, recibí la noticia de que los musulmanes planeaban matar a todos nosotros”, cuenta.

El 6 de noviembre, fueron advertidos del plazo para regresar a la antigua fe. Ahora la familia está refugiada en una iglesia local. Para la comunidad, ellos se volvieron apóstatas e infieles, por eso “merecen morir”, declaró un líder de la mezquita.

“La vida se ha vuelto muy difícil para nosotros, pues los musulmanes están monitoreando nuestros pasos. Nuestros hijos de 4 y 5 años están escondidos en la casa de un hermano. “Sé que sienten falta de nuestro amor, pero su seguridad es más importante”, comentó.

Sin hogar fijo, sin alimento y viviendo en un ambiente amenazador, la pareja siente que está perdiendo la paz. “Mi esposa pasó noches sin dormir, pensando en los niños. Realmente necesitamos oraciones para permanecer en la fe cristiana y necesitamos la paz que viene de Dios “, concluyó Abuk.

comments