El Papa Francisco hizo el miércoles (2) la primera audiencia pública del año, en la sala Paolo VI, en el Vaticano. Hablando sobre el Sermón del Monte, destacó que es mejor ser ateo que un cristiano “hipócrita”.

“Donde está el Evangelio hay una revolución. El Evangelio no deja quieto, nos impulsa, es revolucionario “, recordó el pontífice. En seguida, dijo que Jesús condenaba a los “hipócritas” en sus días, condenando a los que hacían oraciones en las plazas y sinagogas para ser vistos. “Hay personas que son capaces de tejer oraciones ateas, sin Dios: lo hacen para ser admiradas por los hombres”, puntualizó.

El mayor énfasis dado por él fue sobre quiénes serían los hipócritas dentro de las iglesias. “Cuántas veces vemos el escándalo de aquellas personas que van a la iglesia, están allí todo el día, y después viven odiando a los demás y hablando mal de las personas. Mejor no ir a la iglesia. Vive así como ateo. Pero si usted va a la iglesia, viva como hijo, como hermano y da un verdadero testimonio. No un contra-testimonio “.

El líder católico sorprendió al criticar a los que repiten las mismas cosas repetidas veces. “Los paganos piensan que hablando, hablando y hablando, se reza. También yo pienso a los tantos cristianos que creen que rezar -me perdonen – es hablar a Dios como un loro. ¡No! Rezar se hace del corazón, de dentro “.

En los próximos tres meses el Papa Francisco deberá tomar decisiones que pueden cambiar el perfil de la Iglesia Católica. Además de una reunión sobre la pedofilia en el clero, en febrero, debe aprobar una nueva constitución apostólica en los próximos meses.