Un renombrado arqueólogo anunció haber descubierto las ruinas de la ciudad bíblica de Silo, donde Josué dividió la Tierra Prometida entre las 12 tribus que formaban al pueblo hebreo, además de haber sido lugar del Tabernáculo del Señor por 300 años.

“Esta es la primera capital del antiguo Israel y es un lugar sagrado porque el Mishkan estaba aquí el Tabernáculo, donde la gente vino a conectarse con Dios”, explicó el Dr. Stripling, que puede estar al frente de uno de los más importantes descubrimientos el llamado “arqueología bíblica”.

“Estamos lidiando con personas reales, lugares reales, eventos reales. Esto no es mitología. Las monedas que cavamos hoy estamos hablando de monedas de Herodes, el Grande; Poncio Pilato; Thestos; Félix Agripa el Primero; Agripa el Segundo. La Biblia habla de estas personas. “Tenemos la imagen de ellas aquí mismo”, contextualizó.

Esta “imagen” incluye un muro fortificado construido por los cananeos, ahora excavado por el equipo de investigación, que encontró un tesoro de artefactos incluyendo monedas antiguas y cerca de 2.000 piezas de cerámica.

                                                                     Base de operaciones del sitio arqueológico de Silo

El líder de los investigadores muestra los detalles del descubrimiento: “Ya se ha lavado, entonces usted ve la misma forma en el suelo y estos son los tiradores de los vasos de piedra. ¿Recuerdan el primer milagro de Jesús en Caná? Había jarras de piedra llenas de agua. Esta es la cultura ritual de la pureza del primer siglo.

La arqueología, según Stripling, exige la capacidad de mirar pequeños elementos como partes de un gran rompecabezas, que se extiende por un largo período de tiempo: “Así como la cerámica de su bisabuela es diferente de su cerámica que usted está usando hoy . Una vez que aprendemos la cerámica, entonces podemos usarla como nuestro principal medio de situarnos en el tiempo”.

Para Abigail, la definición del jefe del equipo sobre tener la vida transformada durante la “excavación de la Biblia” es precisa. Ella considera además que las Escrituras cobran vida con el trabajo que ellos desarrollan: “Yo leo la Biblia de forma totalmente diferente con respecto a la que yo leía antes de venir aquí. Conozco los lugares, sé lo que está pasando. Yo la entiendo más profundamente, especialmente donde arqueólogos anteriores afirmaron que la arqueología refuta las Escrituras. Cuando cavamos aquí, descubrimos que todo se combina. Usted lee en la Biblia. “Usted cava en la tierra y allí está”, dijo ella.

“Para mí, este es un suelo sagrado. Fue donde el Mishkán (tabernáculo) respondió a la más básica de todas las cuestiones humanas: ‘¿Cómo me conecto con Dios?’ Y creo que esa es la pregunta más básica de ellos. Yo sé que me equivoqué, sé que Dios es Santo. ¿Cómo hago para llenar esa brecha cuando he pecado contra otras personas, cuando he pecado contra Dios? Finalmente, si la Biblia es verdadera, entonces el Dios de la Biblia tiene una reivindicación moral sobre nuestras vidas, y al establecer la veracidad del texto bíblico, espero que todos simplemente piensen sobre eso – que Dios nos ama y tiene una reivindicación moral sobre nuestras vidas “, Concluyó el arqueólogo.

comments