Algunos cristianos chinos dieron testimonios importantes que revelaron sobre el “adoctrinamiento” y el abuso mental que ha ocurrido en el país. Una de ellas afirmó que fue forzada a blasfemar contra Cristo.

Jian Yongjiu, miembro de la Iglesia del Dios Todopoderoso, dijo a la revista Bitter Winter que fue presa bajo la siguiente acusación: “perjudicar la aplicación de la ley estatal a través de una organización”.

Por su parte, fue enviada a un “centro de educación legal” en la ciudad de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang. De acuerdo con el Christian Post, Jian reveló que dentro de ese “campo de adoctrinación” fue impedida por los policías de dormir por no haber negado el nombre de Cristo. A pesar de no sufrir daños físicos, sufrió tortura mental.

“Para una persona de fe, ser sometida a su doctrina no sólo causa angustia mental, pero el alma está sujeta a una represión y agonía insoportables“, relató. Según ella, la vigilancia es constante, 24 horas al día, 7 días a la semana, dentro de habitaciones pequeñas, con candados y poca iluminación.

Los “presos” poseen tutores que son entrenados para ayudar a los detenidos a pasar por “transformación ideológica”. Ellos no salen del lado de los detenidos ni siquiera durante la noche. Además, hay cámaras por todas partes para evitar que los cristianos oren secretamente.

Durante el día, Jian participó en clases de adoctrinación por horas, donde fue forzada a ver videos de propaganda del Partido Comunista Chino. Después tuvo que estudiar sobre las enseñanzas del presidente chino Xi Jinping y cantar canciones agradeciendo al Partido.

“Todos los días, fui forzada a ver el contenido que condenó y calumnió mi fe, pero no tuve permiso para refutar eso”, dijo. Una vez, los tutores le dijeron que escribiera claramente palabras blasfemas sobre Dios. Ella se negó a hacerlo y preguntó: “La constitución nacional prevé expresamente la libertad de creencia de los ciudadanos. ¿Por qué atormenta y persigue a los cristianos? “.

Uno de ellos respondió: ¿Para quién hay libertad de creencia? Usted nació en China, entonces usted tiene que obedecer al Partido Comunista. La creencia en Dios es la que el Partido Comunista más odia. Si usted quiere libertad, usted no conseguirá a menos que usted vaya al exterior “.

“Si yo no fuera guiada por la palabra de Dios, se había vuelto loca. El PCC es malo “, aseguró. A pesar de estar libre ahora, la cristiana sigue siendo asediada y amenazada por la policía y es constantemente monitorizada por una mujer que se identifica con un brazalete rojo escrito “servicio especial“.

comments