Aunque Corea del Norte es considerada una nación irreligiosa, la religiosidad se ha convertido en parte de su cultura. Sus ciudadanos se ven obligados a adorar a Kim Il-Sung (el fundador del país y su presidente eterno), su hijo fallecido, Kim Jong-il, y su nieto, Kim Jong-un , el actual líder supremo del país.

Las escuelas norcoreanas son inducidas a “endiosar” a ambos líderes fallecidos, padre e hijo. Casi todas las canciones, artes y esculturas del país exalta a Kim Il-sung y Kim Jong-il.

“La adoración no es sutil,” dijo el autor Ron Boyd Macmillan en el libro La fe que perdura . “Usted puede ver una banda de niños en edad escolar colocando ofrendas a los pies de las enormes estatuas doradas de esas figuras, en el centro de todas las ciudades”.

Mientras visitaba Corea del Norte en 1979, el periodista Bradley Martin notó que todavía existe la creencia generalizada de que Kim Il-sung “creó el mundo” y de que Kim Jong-il podría “controlar el tiempo”.

Los cristianos son considerados enemigos del Estado por creer en una autoridad superior a la de la familia Kim. Ellos mantienen su fe completamente en secreto – si se descubren, se envían a un campo de trabajo forzado, así como los nazis.

En medio de 25 millones de habitantes de Corea del Norte, la organización Puertas Abiertas estima que hay unos 300.000 cristianos.

Inicio del cristianismo

¿Cómo llegó el Evangelio en un país tan restringido? A través de la disposición misionero galés Robert Jermain Thomas. A mediados del siglo XIX, ningún extranjero estaba autorizado a entrar en el reino ermita; por lo que esperó su tiempo en China.

En 1866, Thomas se unió a un barco de la marina mercante de Estados Unidos, el general Sherman, que se dirigía a Pyongyang, capital de Corea del Norte. El misionero llevó el mayor número de copias de la Biblia que pudo, con la intención de encontrar estudiosos que hablaban chino.

Pero él nunca cumplió su misión. Después de pasar la Puerta Keupsa sin permiso de los coreanos, el barco fue atacado y todos los tripulantes fueron muertos, incluyendo a Thomas.

De alguna manera, las copias de las Escrituras en lengua china lograron llegar a la costa. Las páginas fueron encontradas años más tarde por un norcoreano local, que tuvo la idea de usar las hojas para pintar las paredes de su casa. Sin embargo, el mensaje de las páginas se extendió. En quince años, Pyongyang se convirtió en un fuerte centro cristiano con cien iglesias.

Hoy, sólo hay cuatro iglesias en Pyongyang, y los desertores relatan que ellas sirven como “piezas de teatro”. en un intento de demostrar la libertad religiosa para el mundo exterior. Los cristianos se ven obligados a reunirse en secreto absoluto, a menudo en grupos de no más de dos o tres.

Sin embargo, esto no impidió a la iglesia crecer. Actualmente, las Puertas Abiertas realizan el tráfico de Biblias ilegales a Corea del Norte y suministran alimentos para mantener 60 mil fieles. “Iglesias están siendo plantadas en los baños de las prisiones. La luz de Cristo sigue brillando en los corazones de 300 mil hermanos y hermanas, incluso en el lugar más oscuro de la tierra “, dice la organización.

comments