Hay muchas formas de evangelizar, y no siempre la principal de ellas es abriendo la Biblia inicialmente. Tener la iniciativa de ir hasta un hospital, en la Unidad de Terapia Intensiva, y presentarse cantando alabanzas entre los funcionarios y pacientes, también es evangelismo.

Eso es lo que hace Joel Gil, de 32 años. Él es electricista y trabaja al lado del Hospital Universitario San Francisco, en Bragança Paulista, en el interior de São Paulo. En cierta ocasión Gil oyó a un saxofonista haciendo un trabajo parecido en el lugar, lo que le inspiró.

En la época Gil hacía clases de guitarra y terminó haciendo una alianza con el saxofonista. Los dos se quedaron un año juntos, pero después el colega dejó Brasil y Gil continuó solo, determinado en llevar alivio a los pacientes del hospital.

“Dejamos la religión de lado para hablar de Dios. Ganar con ella la alegría y las sonrisas de la gente “, dijo Gil, de acuerdo a la información G1 .

El mecánico César Fura, que quedó internado en octubre pasado para una cirugía, reconoció cómo el trabajo de Gil contribuye a aliviar el sufrimiento de los pacientes, inspirando con mensajes de fe y esperanza. “Es un trabajo maravilloso”, dijo.

Suziane Siqueira, responsable del sector de humanización del Hospital Universitario San Francisco, dijo que las alabanzas entonadas por Gil influyen positivamente en la manera de abordar a los pacientes, mejorando el tratamiento.

“El trabajo voluntario de Joel es esencial, para pacientes y empleados del hospital, calma nuestras almas, corazones y nos ayuda a buscar serenidad para conseguir dar nuestro mejor a los pacientes”, dijo. Vea abajo:

🎵🎶Eu me dou por inteiro, teu é o meu coração 🎵🎼

Posted by Joel Gil on Wednesday, January 23, 2019

comments