En concreto, de los 7.848.000 millones de votos depositados, el 86.8 % ha sido a favor de la aceptación del nuevo texto, mientras que el 9 % ha votado “no” y el 4,1 % restante ha correspondido a votos en blanco o nulos, según ha anunciado la presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN), Alina Balseiro.

LA FIGURA DEL PRIMER MINISTRO Y EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL LEGAL: CLAVES DE LA NUEVA NORMA La diputada Mariela Castro –hija del expresidente Raúl y sobrina de Fidel Castro– comenzó en 2018 una fuerte batalla para que en la reforma constitucional se modificara un artículo de la Carta Magna que impedía el matrimonio homosexual. En concreto se proponía que el matrimonio fuera entre dos personas, eliminando la mención de entre hombre y mujer. Pero un debate popular convocado a finales de año mostró el rechazo de muchos ciudadanos a las uniones gay.

“No puedo votar a favor de algo que va en contra de muchos de mis principios, es triste, pero es una realidad”, asegura la pastora Álida León, presidenta de la Liga Evangélica de Cuba, una de las iglesias de una decena que hasta ahora han capitaneado la idea del “diseño original” familiar.

Se calculaba que algo más de medio millón de evangélicos que votarían por el “no” a la reforma. Sin embargo, el “sí” a la Constitución se ha impuesto tras una intensa campaña, tanto en medios de comunicación como en la vía pública.

En declaraciones a Evangélico Digital, el líder pro vida y familia cubano, Sandy Cancino, ha manifestado que “se ha trabajado por el no”, aunque “realmente la iglesia no esperaba que fuera diferente”.

comments