El Sistema Carareira, principal reservorio de la región metropolitana de San Pablo, responsable por el abastecimiento de 6,5 millones de habitantes, alcanzó el mínimo histórico de 4,5%. La Compañía de Saneamiento Básico del Estado de San Pablo (SABESP) reconoció que esta era la “sequía más grave de la historia” del Estado.

Con la sequía que asoló el Estado de San Pablo en Brasil en el mes de Octubre, muchas medidas fueron tomadas por el gobierno, pero sin resultados duraderos. Varias ciudades sufrieron con la falta de agua y no había previsión de lluvias suficientes para normalizar la situación en aquel mes.

En un culto, el “apóstol” Valdemiro Santiago decidió profetizar acerca de la situación. “Va a llover abundantemente en el Estado este mes… las represas van a llenar. Graben esto y acuerdense de mi… Este país tiene que saber que hay profeta aquí!”, resaltó.

Luego, preguntó a los presentes, “la lluvia, de quien viene, iglesia?”, la respuesta al unísono fue “de Dios”. Después de dar testimonios de otras sequías que vivió cuando era joven, Valdemiro predicó sobre “esperar en Dios”. El texto que aparecía en el video durante la transmisión televisiva afirmaba que octubre sería “El mes de la Justicia de Dios”.

Obviamente todos vieron que en el mes de octubre las sequías del Estado de San Pablo no terminaron, sino que continuaron siendo más marcadas.

comments