El presidente filipino termina regularmente en la atención de los medios de comunicación por sus controversiales comentarios sobre las mujeres, la violación, el clero católico, los consumidores de drogas y los productores. En uno de sus últimos comentarios, alegó que la violación continuará existiendo como delito mientras existan mujeres hermosas en la Tierra.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, aconsejó a las mujeres que no se acercaran a los sacerdotes en la iglesia, advirtiendo que no pueden resistir el llamado de la naturaleza humana básica durante un discurso el 8 de marzo. Duterte alegó que una vez que un sacerdote huele el “olor del cuerpo de la mujer” y la acorrala en la iglesia, inevitablemente “cortejará” a esta mujer “porque es un hombre”.

“Dios le dio un pene. ¿Qué van a hacer con eso? ¿Lo golpearán contra la puerta cada mañana?” dijo el presidente.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, asiste al Foro Económico de Filipinas en Tokio, Japón, el 26 de octubre de 2016.

Duterte también calificó a todos los sacerdotes de “estúpido”, señalando que un hombre inteligente nunca ingresaría en el sacerdocio porque entonces se verá obligado a “seguir mirando a todas las mujeres hermosas que él no puede cortejar”.

El izquierdista filipino Gabriela Women’s Party ha criticado sus declaraciones preguntándose: “¿por qué las mujeres siguen el consejo de un mujeriego confeso y un misógino en serie?”

“El presidente machista-fascista sería la última persona que podría dar un consejo decente sobre cómo las mujeres pueden evitar o combatir el abuso”, dijo el comunicado del partido.

Esta no es la primera vez que el presidente filipino persigue a la Iglesia Católica acusando a sus clérigos de violar a las monjas y de abusar sexualmente de los jóvenes, etiquetando a los clérigos como “hijos de b *** hes”. También sugirió que la iglesia, a la que llamó “la institución más hipócrita”, podría extinguirse en solo 25 años debido a estos problemas.