Los venezolanos se despertaron hasta el cuarto día de un apagón nacional sin precedentes el domingo, dejando a los residentes preocupados por los impactos de la falta de electricidad en los sistemas de salud, comunicaciones y transporte del país sudamericano.

El presidente socialista, Nicolás Maduro, quien enfrenta un desafío a su gobierno por parte del líder del congreso dirigido por la oposición, Juan Guaido, culpó al apagón de un acto de “sabotaje” de Estados Unidos en la represa hidroeléctrica de Guri, pero los expertos dicen Es el resultado de años de subinversión.

“El sistema eléctrico nacional ha estado sujeto a múltiples ataques cibernéticos”, escribió Maduro en Twitter el domingo. “Sin embargo, estamos haciendo grandes esfuerzos para restablecer el suministro estable y definitivo en las próximas horas”.

Guaido invocó la constitución para asumir una presidencia interina en enero, argumentando que la reelección de Maduro en 2018 fue fraudulenta. Ha sido reconocido como el líder legítimo de Venezuela por los Estados Unidos y la mayoría de los países occidentales.

A pesar de la presión de las frecuentes marchas de la oposición y las sanciones de Estados Unidos sobre el vital sector petrolero del país, Maduro no está abierto a las negociaciones para poner fin al impasse político y parece intentar intentar quedarse, dijo Elliott Abrams, enviado del gobierno de Trump para Venezuela.

El apagón, que comenzó el jueves por la tarde, aumentó la frustración entre los venezolanos que ya sufrían una escasez generalizada de alimentos y medicamentos, ya que la economía de la OPEP, que una vez fue próspera, sufre un colapso hiperinflacionario. La comida se pudrió en los refrigeradores, la gente caminó millas para trabajar con el metro de Caracas y los familiares en el extranjero esperaron ansiosamente las actualizaciones de los miembros de la familia con señales de Internet y de teléfono intermitentes.

“¿Qué puedes hacer sin electricidad?” dijo Leonel Gutiérrez, un técnico de sistemas de 47 años, mientras llevaba a su hija de seis meses a comprar comestibles. “La comida que hemos ido ha ido mal”.

Planes de respaldo

Las líneas se formaron fuera de las pocas estaciones de servicio de Caracas con bombas abiertas, mientras que muchos automovilistas se detuvieron a lo largo de las carreteras para usar sus teléfonos móviles en las pocas áreas de la ciudad con señal.

Algunas panaderías, supermercados y restaurantes estaban abiertos y funcionando con generadores de respaldo, según testigos de Reuters. Muchos pedían a los clientes que pagaran en billetes de dólares estadounidenses, ya que los sistemas de pago con tarjeta de débito no funcionaban de manera confiable y los bolívares locales han sido escasos durante años.

“Los clientes están comprando bebidas, baterías y galletas, pero nos hemos quedado sin agua”, dijo Belgica Zepeda, una vendedora en una farmacia de Caracas.

En el hospital, la falta de poder combinado con la ausencia o el mal desempeño de los generadores de respaldo provocó la muerte de 17 pacientes en todo el país, dijo el sábado la organización no gubernamental Doctors for Health. Reuters no pudo verificar independientemente la cifra, y el Ministerio de Información del gobierno no respondió a las solicitudes de comentarios.

El poder regresó brevemente a partes de Caracas y otras ciudades el viernes, pero salió nuevamente alrededor del mediodía del sábado. Los expertos en electricidad dijeron que la interrupción del servicio probablemente se debió a fallas en el sistema de transmisión, y que el gobierno carece de los equipos y el personal para repararlos.

“Se puede inferir de los retrasos y los resultados de la falla que fue un problema en las líneas que dejan a Guri, en lugar de hacerlo en la propia planta”, dijo Miguel Lara, ex presidente de la entidad estatal responsable de la electricidad. sistema.

El apagón es, con mucho, el más largo en décadas. En 2013, Caracas y 17 de los 23 estados del país se vieron afectados por un apagón de seis horas, mientras que en 2018 ocho estados sufrieron un apagón de 10 horas, dijeron los funcionarios del gobierno en ese momento.