El Dr. Anthony Levatino creía que estaba haciendo lo correcto. Como un ginecólogo, creía que estaba ayudando a las mujeres a la hora de llevar a cabo 1.200 abortos de embarazos que fueron primero y segundo trimestres. Pero entonces, de repente, tuvo un momento de corazón transformador que lo dejó enojado.

En una entrevista con el programa “The Billy and Justin Show”, de la productora PureFlix, Levatino, que todavía practica medicina, habló sobre el incidente que cambió su vida para siempre.

Gran apoyo del aborto en la década de 1970 ya principios de la década de 1980, el Dr. Anthony y su esposa tenían dificultades para concebir hijos. Como resultado, empezaron a buscar la adopción. Pero pronto tuvo dificultades para conciliar la idea de intentar adoptar un bebé mientras abortaba a otros para ganar la vida.

Levatino y su esposa adoptaron una chica y luego descubrieron que estaban embarazados de un niño.

“Afortunadamente, conseguimos adoptar un niño después de un esfuerzo considerable”, dijo.

Sin embargo, Levatino continuó realizando abortos hasta que la tragedia alcanzó su casa.

“Nuestra hija, Heather, que habíamos adoptado, estaba hace dos meses de cumplir seis años, cuando fue atropellada por un coche delante de nuestra casa y acabó muriendo”, continuó.

La pérdida impactó a Levatino, cambiando para siempre su perspectiva sobre el aborto. En el primer procedimiento abortivo que realizó tras la muerte de su hija, percibió que ya no era la misma persona, que algo había cambiado en él.

“Yo concluí aquel aborto … Pero por primera vez en mi carrera después de todos esos años y todos los abortos que realicé, yo miré esa situación … y yo no vi el ‘maravilloso derecho de elección de la mujer’, también no vi que era un “gran médico ayudando a esa mujer con el problema de ella”, dijo. “Y yo ni siquiera presté atención en el cheque de US $ 800 que acaba de ganar en apenas 15 minutos, todo lo que pude ver fue un niño que había sido muerto allí.

Después de algunos meses, dejó de hacer abortos de gestación en el segundo trimestre y, poco después, dejó de realizar cualquier procedimiento abortivo.

“Una vez que usted descubre que matar a un bebé del tamaño de su mano por dinero es incorrecto, entonces no tardará mucho para que usted descubra que no importa cuán grande es ese niño – todavía es como su hijo o su hija”, dijo . “Eso fue el comienzo del fin [de mi carrera con abortos]”.

Levatino recientemente hizo el papel de un médico abortista en la nueva película pro-vida “Unplanned”. La película comparte la historia de la vida real de la Dra. Abby Johnson, ex directora de la Planned Parenthood (mayor ONG abortista de EEUU), que dejó la industria del aborto y se convirtió en una defensora de la vida.

La nueva película sorprendió a Hollywood con un fuerte estreno, dando 6,1 millones de dólares con sólo 1.059 salas de cine el último fin de semana.

comments