Durante un almuerzo entre los ministros Presidente y Jair Bolsonaro el jueves (11), en Río de Janeiro, el pastor estadounidense John Hagee habló sobre el cumplimiento de las profecías bíblicas sobre Israel.

El encuentro con cerca de 100 pastores de las principales denominaciones evangélicas del país también contó con el presidente del Supremo Tribunal Federal, Dias Toffoli, el presidente del Senado, David Alcolumbre, y el gobernador de Río, Wilson Witzel.

De acuerdo con Hagee, pastor mayor de la Cornerstone Church y fundador de la organización Cristianos Unidos por Israel, ésta fue una reunión “orquestada por las manos de Dios”.

Hagee dijo que tuvo una reunión similar en 2017 con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca, donde discutieron el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén.

El pastor tiene una estrecha relación con Israel – 42 en sus viajes al país, se reunió con todos los primeros ministros de Israel, desde Menachem Begin (1977-1983). Hoy afirma ser amigo personal del actual representante del cargo, Benjamín Netanyahu.

En su conversación con Trump, Hagee explicó al presidente que “Israel es el reloj de Dios”. “Cuando el pueblo judío estuvo fuera de Israel, el reloj se detuvo. Cuando volvieron a la tierra, el reloj volvió a funcionar “, ilustró.

Hagee explicó que Dios mide el tiempo en estaciones de 50 años, conocidas como Jubileo, año que se describe en Levíticos 25:10. “El año de jubileo es un año donde Dios derrama bendiciones sobre la nación de Israel”, aclaró.

Para confirmar el significado profético del año jubileo, Hagee enumeró una serie de acontecimientos históricos que marcaron a Israel en períodos de 50 años.

En 1917, Londres expresó por medio de su ministro de Relaciones Exteriores, Arthur James Balfour, que estaba a favor del establecimiento de un “hogar nacional judío”. Cincuenta años después, en 1967, hubo la Guerra de los Seis Días, en la que Jerusalén fue anexada a su territorio. Cincuenta años después, en 2017, Trump reconoció Jerusalén como capital de Israel y anunció el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a la ciudad.

Hagee dijo a Trump que se convertiría en un “político inmortal” el día en que apoyara a Israel. “Dios ha bendecido a Trump por bendecir a Israel”, subrayó. “Nunca hubo un presidente en la historia de América más leal al pueblo judío que Trump”.

comments