La situación de guerra vivida actualmente por Siria fue agravada por la toma de la ciudad cristiana de Maaloula. Según relatos de testigos que huyeron de la ciudad, jihadistas tomaron localidad y, armados, tratan de obligar a los residentes locales a convertirse al islam, bajo la mira de armas.

– Ellos llegaron a nuestra ciudad en la mañana del miércoles y gritaron: ‘Nosotros somos el frente Al-Nosra’ – relató una mujer durante la semana, en Damasco, después de participar en el funeral de tres cristianos que fueron muertos durante los combates entre los rebeldes y el Ejército.

Maaloula, una de las ciudades cristianas más famosas de Siria, es conocida mundialmente por sus habitantes todavía hablar arameo, el idioma hablado por Jesucristo. La mayoría de los cristianos en la ciudad es católica bizantina. Se estima que el 80% de esa población se refugió en ciudades vecinas.

A lo largo de dos años y medio de conflictos étnicos y religiosos, miles de personas han perdido sus vidas. Sin embargo, a lo largo de la semana el mundo entero se sorprendió con imágenes divulgadas por la revista Time, hechas en la ciudad de Keferghan, donde cuatro jóvenes cristianos fueron decapitados públicamente.

Un fotógrafo que no fue identificado hizo imágenes y una narrativa breve, de lo que presenció. La revista no confirmó, pero otras diversas afirman que el motivo de su muerte fue su fe.

– Yo vi una escena de crueldad absoluta: un ser humano siendo tratado de una manera que ningún ser humano jamás debería ser tratado … Yo no sé cuántos años la víctima tenía, pero era joven. Ellos lo forzaron a quedarse de rodillas. Los rebeldes a su alrededor leían sus ‘crímenes’ listados en un pedazo de papel.

Ellos lo rodearon. El joven estaba con las manos atadas. Él parecía congelado. Dos rebeldes susurraron algo en su oído y el joven respondió de una forma inocente y triste, pero yo no podía entender lo que él dijo … En el momento de la ejecución, los rebeldes agarraron su garganta. El joven reaccionó, pero tres o cuatro rebeldes lograron inmovilizarse. Él intentó proteger la garganta con las manos, que todavía estaban atadas. Intentó resistir, pero los rebeldes eran más fuertes y cortaron su garganta. Luego levantaron la cabeza. La gente aplaudió.

 

comments