El gobierno comunista norcoreano niega que en el país se violen los derechos humanos de sus ciudadanos, pero imágenes de satélite reciente muestran la existencia de campos de concentración, donde son enviados personas consideradas “enemigas” del régimen.

Algunos fugitivos que lograron escapar, relataron que la mayoría en esos lugares son cristianos. Varios de ellos fueron enviados allí simplemente por llevar una Biblia.

“En este momento, hay más de 60 mil cristianos en campos de trabajo forzados en Corea del Norte. Mucha gente no sabe esto”, reveló Curry.

El informe de la Comisión de Investigación de las Naciones Unidas para el año 2014 concluyó que de 80 a 120 mil personas están atrapadas en esos campos.

El informe de la Subcomisión de Derechos Humanos en Corea del Norte (HRNK) se basó en las imágenes de satélite para revelar una extensa red de campos de concentración para los “prisioneros políticos”.

Recientemente, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, afirmó que la Casa Blanca siempre defenderá a las personas de fe. “Proteger y promover la libertad religiosa es una prioridad de política exterior de esta administración”, dijo Pence

comments