El arqueólogo Zvi koenigsberg no ha desarrollado una formación académica en su totalidad,
pero gracias a su experiencia ha descubierto el primer Altar que fue levantado por los
hebreos en la tierra prometida, considerado como el descubrimiento más importante de este siglo.

La estructura es rectangular y mide 9 metros de ancho por 7 metros de largo y está ubicada en lo alto de la antigua monte Ebal, ha podido ser registrada a través de un video.
Hacia 1980, Zvi y Adam Zertal estaban cursando su carrera de arqueología cuando hallaron
algo significativo en lo alto del monte llamado Jebel Eslamiyeh, en la parte norte de
Cisjordania muy cerca de la ciudad bíblica de Siquem, hoy en día Naplusa, ciudad Palestina.

Zerdal halló las ruinas y las barreras de “El Burnat”, definido como “el Sombrero”, en Arabe, un monte de piedra en medio de un anfiteatro natural de 880 metros sobre el nivel del mar ya 60 metros bajo la cima del monte.

La estructura hecha de piedras no trabajadas con paredes internas pensadas para que las
personas puedan caminar sobre la estructura. Con una rampa de 7 m preparada para
alcanzar la cima de la estructura. También presenta cerámicas de gran tamaño alrededor de las ruinas pertenecientes al período del inicio de la Edad de Hierro, cerca del año 1250 AC, lo cual se vincula y se confirma con lo mencionado en Deuteronomio 27:4:5.

Zertal pensaba que las escrituras estaban basadas de mitos, mientras que Zvi, un israelí practicante de su religión, manifestó que la estructura coincidía con la descripción del altar del Segundo Templo en Jerusalén junto con un libro rabínico que mostraba un diseño que coincidía con su esbozo.

Entre las piedras halladas había indicios de cenizas y restos de más de 300 de animales. Según el análisis posterior confirmó que estos restos incinerados por el fuego eran de cabras, ganados y ovejas alrededor de un año de edad, tales como se presentaban para los sacrificios según la ley levítica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here