Un conductor chocó contra un canal en la zona sur de Recife, perder el control de su coche durante las fuertes lluvias que cayeron en toda la región de la capital metropolintana. Llegó a ser arrastrado por la corriente que se formó, pero fue rescatado por la gente que pasa, después de agitar una Biblia en busca de ayuda.

Horas después del rescate, Divalmir Nogueira habló en una entrevista con TV Globo sobre lo ocurrido. Él explicó que se quedó desconcertado después de que su coche cayó en el canal, pero aún debajo del agua, todavía consiguió levantar su Biblia para llamar la atención que pasara por la pasarela encima de él.

Él explicó que estaba conduciendo cuando fue cerrado por un camión. Al frenar, su vehículo perdió el control del vehículo, golpeó el acoso y acabó cayendo en el canal.

“Cuando vi, estaba dentro del agua, fue cosa de menos de dos minutos, golpeé la cabeza en el volante, llevé un golpe y me quedé medio aéreo, de repente el coche ya estaba desapareciendo, hundiéndose”, recordó Divalmir.

Él intentó abrir la puerta para salir del vehículo, pero no lo logró. A continuación, abrió un poco el cristal de la ventana. Fue entonces que tuvo la idea de recoger su Biblia.

“Cuando ya estaba casi saliendo, miré hacia el lado y vi la Biblia que mi hermano me dio de regalo, ahí tuve ese impulso de coger y salí de dentro del coche”, contó.

Divalmir está seguro de que fue el libro que llamó la atención de las personas que pasaban por el lugar.

“El personal me vio a causa de la Biblia. Me quedaba levantando el brazo para que no se mojara”, recordó.

El profesor fue sacado de la corriente por tres personas que estaban en la pasarela sobre el canal. En el vídeo siguiente:

Después de ser rescatado, Divalmir siguió a casa, en el conjunto habitacional Via Mangue 3, en la Imbiribeira, en la Zona Sur de Recife, con ayuda de motociclistas.

Padre de dos hijos, Divalmir Nogueira fue con familiares para la Unidad de Pronto Atendimiento (UPA) de Imbiribeira. Él pasó por exámenes y fue liberado a primera hora de la noche.

Aún con mareos y dolor de cabeza, Divalmir cree que esa liberación no fue por casualidad, tuvo la mano de Dios.

“Yo nací de nuevo, todavía estoy un poco tonto, pero va a pasar, en el nombre de Jesús, fue un milagro de Dios, no era mi día”, resumió.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here