El asambleísta Evan Low de California y otras tres docenas de legisladores están presionando una resolución en el Comité Judicial de la Asamblea estatal que tiene como objetivo informar a los líderes religiosos de California lo que deben predicar desde sus púlpitos.

El Consejo de la Familia de California informa que la Resolución Concurrente de la Asamblea 99 (ACR 99) hace un llamado a “consejeros, pastores, trabajadores religiosos, educadores” e instituciones con “gran influencia moral” para que dejen de perpetuar la idea de que algo está mal con las identidades o el comportamiento sexual LGBT. ACR 99 también condena los intentos de cambiar la atracción no deseada por personas del mismo sexo o la confusión de género como “no ético”, “dañino” y que conduce a altas tasas de suicidio.

Dos individuos anteriormente homosexuales, los pastores Ken Williams y Elizabeth Woning, argumentan en contra de la resolución, calificándola de “discriminatoria” contra personas como ellos, que superaron los pensamientos suicidas al seguir su fe lejos de sus identidades LGBT. Ahora dirigen un ministerio llamado Equipado para Amar que ayuda a otros como ellos a encontrar salud y plenitud.

“Para nosotros, salir de nuestra fe con convicción bíblica significa vida y esperanza. Nuestra fe nos ha salvado del suicidio y nos ha dado la libertad de vivir con la conciencia limpia”, dijo Woning.

“A nosotros también nos gustaría ser reconocidos y afirmados (…) En cambio, los activistas atacan nuestros esfuerzos por cuidar a amigos con ideas afines al promover restricciones de asesoramiento peligrosas y sofocar nuestra libertad de expresión”, agregó.

Williams siente lo mismo. “Durante años, creí que incluso Dios me odiaba por mi comportamiento”, dijo. “Pero a principios de los 20, me encontré con un Dios que me amaba a pesar de mis pecados y tentaciones. Hoy, amo mi vida. He estado casado con mi bella esposa durante 13 años y hemos creado cuatro hijos increíbles juntos. Para alguien como yo, la resolución propuesta por el asambleísta de California Evan Low, ACR-99, se siente como un ataque directo e injusto”.

A pesar de la afirmación de Low de que esta resolución cuenta con el apoyo de algunos líderes religiosos de California, otros pastores y líderes religiosos con una visión tradicional sobre el género y la sexualidad se oponen públicamente a ACR 99.

Además de Woning, que escribió ” La no tan sutil discriminación de ACR-99″, y Williams, que escribió “Controlado por el Estado”, el pastor Joe Dallas publicó “Orgullo de la Propieda”, en la que argumenta, “Mientras advierte contra los peligros de la llamada terapia de conversión, ACR 99 restringe mucho más que el asesoramiento, que intenta cambiar las respuestas sexuales internas”.

“De hecho, dicta a los pastores que no pueden enseñar que la homosexualidad es un pecado, ni pueden alentar a las personas atraídas por homosexuales que tienen una visión bíblica tradicional de vivir de acuerdo con su propia fe”, agregó Dallas.

Una coalición de asesores profesionales, médicos, abogados y organizaciones sin fines de lucro basadas en la fe también firmaron una carta que señala las imprecisiones de la resolución y sus amenazas a la libertad básica. “Las personas deben tener la libertad de perseguir lo que les brinda verdadera felicidad y alegría. ACR 99 está tratando de separar a las personas de su propio camino hacia la felicidad”, escribe la coalición.

La carta continúa brindando pruebas de que las creencias tradicionales no son la causa de las altas tasas de suicidio entre las personas que se identifican como LGBT. Señala que “las organizaciones profesionales están de acuerdo en que la atracción por el mismo sexo y la disforia de género no son simplemente causadas biológicamente, a menudo cambian”. Y “al contrario de las tergiversaciones, los terapeutas que están abiertos a la meta de cambio de un cliente utilizan prácticas convencionales no aversivas y bien establecidas y tratamientos basados en la evidencia para el trauma y las adicciones que utilizan los terapeutas profesionales de todo el mundo”.

Un comentario en la carta enfatiza la búsqueda de asistencia de terapeutas tradicionales, pastores y ministerios basados en la fe que pueden ayudar con la homosexualidad no deseada y la disforia de género.

La carta concluye expresando “preocupa que la resolución del asambleísta Low, al igual que los gremios discriminatorios a los que hace referencia, privilegie a las minorías sexuales y de género de los llamados valores y objetivos ‘progresistas’ a expensas de los valores y objetivos tradicionales. Es inconstitucional despojar a cualquier persona de las libertades de la Primera Enmienda, y es inhumano prohibir que las personas aborden su propio dolor y deseo personal de curación y cambio”.

One News Now informa que Brad Dacus, presidente del Pacific Justice Institute, describe a ACR-99 como “una violación escandalosa del estado que decide presionar lo que los pastores enseñan y predican mientras ministran a personas que luchan con la atracción del mismo sexo o las cuestiones de la identidad de género”.

CBN News informó anteriormente sobre la terapia cristiana que salvó vidas: “Salí de una librería cristiana con pensamientos suicidas cuando tenía 17 años porque no tenían ningún libro para ayudarme. Gracias a Dios, encontré un consejero que pudo asociarse conmigo en la opción de no vivir de acuerdo con mis deseos del mismo sexo”, compartió Ken Williams, un pastor de la Iglesia Bethel y ex homosexual.

Otro hombre, Edward Byrd, dijo: “No sabía que podía tener libertad. ¿Cómo sabrá la gente que puede salir de este estilo de vida?”, dice él. “Ahora conozco personas en ese estilo de vida que no saben cómo salir de ahí”.

comments