Durante el festejo realizado en Jerusalén, el  embajador David Friedman, dijo:»este año en Jerusalén«. Decir una frase como esta puede parecer una afirmación insignificante. Pero aquellos que meditan en el contexto de un modo amplio tal frase podrian interpretar esas palabras de manera diferente.

Al finalizar sus oraciones los Judios proclaman una frase de Yom Kippur y durante la fiesta de la Pascua que se celebra: «Ishanah habah biyirushalayim habnuyah» (el año que viene en la Jerusalén reconstruida). La parte de Jerusalén reconstruida esta aunada a la reconstrucción del Templo.

Por tal motivo es completamente plausible que el Embajador de Trump en Israel, David Friedman, implique que el Tercer Templo será reconstruido este año en Jerusalén. Y justo después de que lo dijo, hizo la bendición judía en un vaso de vino y lo bebió.

¿Que dice la biblia?

Ya que el templo ha sido un elemento tan importante en la historia de los antiguos israelitas (y especialmente para los judíos, que también son israelitas) muchos se han preguntado qué dice la Biblia acerca de un tercer templo.

Las profecías del libro de Daniel hacen referencia acerca de los sacrificios que llegan a su fin al término de esta era del hombre y de una abominación desoladora en los últimos tiempos, algunos creen que los judíos van a construir otro templo en Jerusalén antes del regreso de Jesucristo a la Tierra. Lo que ocurrirá es que el Anticristo se sentará en él “haciéndose pasar por Dios”.

(Daniel 8:9-14) habla de “un cuerno pequeño” y por él fue quitado “el continuo sacrificio”. Este “cuerno pequeño” era Antíoco Epífanes, que era un prototipo del poder religioso falso de los tiempos del fin que se va a unir con un poder civil llamado la bestia «el anticristo«.

El Anticristo se presentara como «la solución» a todos los problemas iniciales. Y lo será, pero por poco tiempo, puesto que luego comenzará su demanda de sangre y los tres jinetes del Apocalipsis le seguirán (Apocalipsis 6:1-8, Apocalipsis 13:15).

Los cristianos debemos alegrarnos, pero a la vez estar conscientes de nuestra responsabilidad individual de estar preparados, y de contribuir en la preparación de los demás. Fuimos llamados a ser luz, la fe sin obras es fe muerta. (Mateo 5:14, Santiago 2:14-17).

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here