Las autoridades interrumpieron el culto de adoración para interrogar al pastor sobre la actividad religiosa. Luego se llevaron al pastor y otros miembros de la iglesia cristiana. Según la información de la agencia China AID, hasta ahora no se sabe qué hicieron con el pastor y los otros hermanos en Cristo.

Las tácticas de las autoridades comunistas chinas para invadir iglesias han sido frecuentes. El objetivo es verificar lo que los líderes cristianos están enseñando a los fieles, por lo que a veces la invasión ocurre discretamente hasta que se revela a través de la fuerza.

Uno de los casos más recientes ocurrió el 27 de junio, cuando los agentes del Partido Comunista Chino irrumpieron una iglesia en la provincia de Guangxi, sur de China, a las 10:00 AM hora de Beijing.

.
“A las 2:00 p.m., mientras eran interrogados, fueron personalmente humillados, maltratados y golpeados violentamente por los policías de la Estación de Policía de Chengdu Taisheng. Fueron detenidos por casi ocho horas”, dijo un comunicado de la iglesia.
.

comments