En un anuncio reciente, el presidente turco Recep Erdogan expresó su deseo de cerrar y reutilizar la catedral Byzantina de Estambul y convertirla en una Mesquita. Obviamente, los cristianos Ortodoxos están furiosos.

Construída a principios del siglo VI, el Hagia Sophia (Griego para “Santa Sabiduría”) era una gigantesca, hermosa e importante catedral ortodoxa por casi un milenio. Luego de la conquista de Constantinopla por los Otomanos en 1453, Mehmed el Conquistador ordenó que la casa de adoración fuera convertida en una mesquita y se procediera a la destrucción de las reliquias Cristianas, incluyendo los hermosos mosaicos que ilustraban a Jesús y a otras figuras bíblicas.

Mientras que la antigua estructura fue convertida en un museo en 1935, aún permanece siendo un sitio muy importante para los Cristianos y el deseo del presidente turco es una muestra de su intención de borrar al cristianismo.

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here