Pakistán está considerado como el quinto país más peligroso para vivir como cristiano. Si bien es cierto que la mayoría de los padres cristianos no casan a sus hijas como novias, las niñas cristianas están siendo secuestradas y tomadas como objetivos para matrimonios infantiles y trata de personas.

Azma, una niña cristiana de 15 años que asistía a una iglesia apoyada por el FMI, fue secuestrada de su casa. Su secuestrador la obligó a convertirse al Islam y casarse con él.

“Ella era un miembro vibrante de una de nuestras congregaciones de plantadores de iglesias, involucrada en el grupo de jóvenes. Y el verano pasado fue secuestrada por radicales musulmanes “, recuerda Allen.

La familia de Azma sigue siendo objetivo de los musulmanes radicales. Los informes indican que tres hombres musulmanes están acechando la casa de la familia. Parece que planean atacar a las hijas restantes una vez que estén solas. Allen dice que este es uno de los factores para la alta calificación de Pakistán en la Lista de Vigilancia Mundial.

Como iglesia se debe orar para que la Palabra de Dios penetre en la cultura pakistaní, transforme los corazones y ayude a acabar con los matrimonios infantiles.

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here