Un arqueólogo israelí ha descubierto los restos de un altar que se cree que es de la época en que Abraham se encontró con el sumo sacerdote Melquisedec en Jerusalén.

El arqueólogo Eli Shukron ha pasado gran parte de su vida buscando la historia bíblica en la Ciudad de David. Shukron le dio a CBN News una visión exclusiva de lo que él considera que es uno de sus descubrimientos más importantes que se mantiene bajo llave, que data de hace 4000 años -un pilar de piedra.

Shukron dice que el pilar, que se encuentra en la Ciudad de David, es como el que se describe en Génesis 28 cuando Jacob tuvo un sueño en Betel de una escalera que llegaba hasta el cielo. Después del sueño, Jacob dijo: “¡Qué asombroso es este lugar! ¡Esto no es otra cosa que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo! Luego Jacob se levantó temprano en la mañana y tomó la piedra que había puesto en su cabeza, la colocó como un pilar y vertió aceite sobre ella”.

Shukron cree que Melquisedec colocó una columna de piedra en Jerusalén como lo hizo Jacob en Betel.

“Estamos en un lugar muy, muy importante. Vuelve a Melquisedec. Regresa al tiempo de Abraham. Comprenda de qué manera estas personas adoran a Dios al principio”, dijo Shukron.

Shukron dice que contrasta con la adoración antigua en otros lugares.

“Si vas en ese momento a otros lugares del mundo en Egipto o Mesopotamia puedes ver templos, oro e ídolos y no sé, pilares. Aquí es simple. La piedra, los animales y el sacrificio. La piedra es la casa de Dios. No hay oro ni diamantes. Todo es simple. Esto es lo que Dios quiere que seamos, simples. Es fantástico. ¿Por qué? ¿Por qué razón? Para conectar con Dios”

Génesis 14 describe la reunión: “Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino; Él era el sacerdote de Dios Altísimo. Y le bendijo y le dijo: Bendito sea Abraham de Dios, el Altísimo, poseedor del cielo y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que ha entregado a tus enemigos en tu mano. Y le dio un diezmo de todo”.

Después de que Melquisedec bendijo a Abraham, Abraham le dio un diezmo.

“¿Por qué darle un diezmo? Porque estaba adorando a Dios”, dijo Shukron.

La bendición del pan y el vino es una tradición y una forma de vida que continúa unos 4000 años después.

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here