En los  últimos diez años, los evangélicos bolivianos han buscado que el gobierno reconozca las iglesias protestantes. Desde 1985 hasta hoy, el número de evangélicos en ese país aumentó del 7,6% al 17%.

En 2009, Evo Morales separó al Estado de la Iglesia, pero la división no trajo el reconocimiento protestante. El crecimiento forzó una ley de libertad religiosa, aprobada en 2018, para dar a los protestantes un puesto en la sociedad boliviana.

El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia, Munir Chiquie, dijo: “Por primera vez, las entidades religiosas tienen una identidad legal, con derechos de autodeterminación e independencia estatal”.

Pero el nuevo código penal boliviano ha vuelto a temer a los evangélicos.

El artículo 88 se asemeja a la evangelización al terrorismo y la trata, castigando con 12 años de prisión a quienes “capturan, transportan, transfieren, privan de libertad, reciben o acogen” con el propósito de reclutarlos para “participar en conflictos armados u organizaciones religiosas”. o cultural “.

Con las elecciones presidenciales acercándose, los evangélicos bolivianos están reflejando a Brasil e intentarán elegir un presidente conservador para levantar a la izquierda del poder.

El pastor Humberto Peinado, de la Iglesia de la Familia Cristiana en Santa Cruz, dijo en una entrevista que el mundo está experimentando una “Primavera Cristiana” y que los evangélicos están ayudando a derrocar a los “socialistas populistas” de Brasil a los Estados Unidos. Unidos

La principal motivación de los evangélicos conservadores es el reconocimiento real de las iglesias protestantes, y las denominaciones evangélicas también están haciendo campaña contra la nueva ley de libertad religiosa, alegando que obliga a las iglesias a someterse al estado.

comments