Una queja de la Iglesia del Pacto de Lluvia Temprana de China demuestra el grado de persecución religiosa que viven los cristianos en el país, controlado por el régimen del Partido Comunista Chino (PCCh), que ha utilizado a la policía para elevar el nivel de intimidación contra la libertad de culto.

La iglesia ha publicado una foto (portada), donde aparece un policía frente a la puerta de la casa de una familia cristiana. Según la organización, el agente del gobierno comunista vigilaba constantemente a los cristianos de esa familia.

Los miembros de Early Rain son blanco de intimidación frecuente por parte de los agentes. El comunismo chino ha implementado mecanismos de control para tratar de bloquear el crecimiento del cristianismo en el país, por lo que ha exigido la plena obediencia al PCCh, incluido lo que se enseña durante la adoración.

“Los cristianos fuera de las iglesias sancionadas por el estado ya no pueden rendir culto sin temor al acoso, la detención o incluso el encarcelamiento ” , dijo Gina Goh , gerente regional de International Christian Concern.

“Hay una presión creciente para exaltar al Partido Comunista sobre Dios. La comunidad internacional debe continuar presionando a China por sus abusos contra los derechos humanos hasta que esté lista para hacer cambios positivos ”, dijo.

Afirmar que ciertas iglesias funcionan “clandestinamente” es el argumento principal del comunismo chino. Lo mismo es cierto para los cristianos que se reúnen en casa y adoran, por lo que se está adoptando la estrategia de vigilancia de puertas.

Otra medida tomada por el Partido Comunista ha sido la exclusión de nombres que se refieren a Dios, Jesús y la Biblia en los libros de texto para niños. Para el pastor Mark Woods, el régimen chino actúa como Nabucodonosor en el pasado, queriendo convertir el estado en un objeto de adoración.

“El estado chino es Nabucodonosor, que exige que Sadrac, Mesac y Abednego lo adoren solo. Es Darius, exigiendo lo mismo de Daniel. Es Antíoco Epífanes, sacrificando un cerdo en el Templo de Jerusalén. Es el César, cualquiera de los diversos Césares, el que requiere que los cristianos elijan entre sacrificarse a sí mismos y el martirio “, dijo el pastor.

comments