El clima de incertidumbre y de reproche persistía en el país sudamericano tras las elecciones del domingo 20 de octubre
El conteo oficial estaba a punto de llegar a su fin, pero antes de que ello sucediera –cuando el escrutinio estaba en 98%-  el presidente Evo Morales volvía a declararse este jueves ganador en primera vuelta debido a la anunciada diferencia de 10.1%.
“Les traigo una buena noticia (…) Falta 1,5%, puede variar y no es oficial todavía, pero ya ganamos“, expresó entre bromas y hasta ironizando con lo bueno que sería una segunda vuelta.
Es que por estas horas, y desde el domingo, el balotaje –o segunda vuelta- se ha transformado en tema “neurálgico” en cuanto a las protestas y manifestaciones desatadas en los últimos día en Bolivia.
Mientras Morales ya se da como ganador en primera vuelta, desde la oposición se ha denunciado “fraude”, aspecto que también ha llevado a convocar paros generalizados, entre otras cuestiones, además de llevar a afirmar de parte de varios actores de la oposición de que “se está consolidando una dictadura como en Venezuela”.
A pesar de ello, también se reconoció a Aleteia desde filas vinculadas al desafiante Carlos Mesa –candidato a la Presidencia por Comunidad Ciudadana y quien tenía posibilidades de disputar una segunda vuelta-  que “hay una buena perspectiva para una lucha pacífica y una resistencia civil no violenta”.
“Todas las fuerzas vivas del país están unidad en esta determinación”, se indicó, al tiempo de recordar también que Morales estaría desconociendo el voto popular por segunda vez luego de 2016 cuando un referéndum le dijo no a la posibilidad de poder ser otra vez presidente.
“Una salida pacífica y democrática”
Pero no solo desde organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) se ha señalado que esta instancia –de segunda vuelta-  debería realizarse en “todos los casos”.
En las últimas horas también se pronunció la propia Iglesia en Bolivia, que apela al balotaje como salida “justa, pacífica y democrática”.
“Nos preocupa el peligro de confrontación entre bolivianos que nos amenaza, ante un proceso electoral que, a pesar del comportamiento ejemplar de los votantes, ha perdido credibilidad por las irregularidades que han tenido lugar en los tiempos y resultados del proceso de cómputo de las elecciones generales”, indican.
“Apelamos a las autoridades y líderes que detentan poder de decisión a viabilizar una salida pacífica y concertada por el bien común de nuestro pueblo. No tengamos miedo a dirimir nuestras diferencias en el escenario de libre debate y decisión por vía de las urnas en democracia”, indican en otro pasaje.
“En sintonía con los informes y pronunciamientos de organismos internacionales, como la OEA y la Unión Europea y la opinión expresada por el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, Mons. Ricardo Centellas, consideramos que una segunda vuelta, con una supervisión imparcial, constituye la mejor salida democrática al momento que vivimos”, agregan.
En tanto, las próximas horas seguirán siendo cruciales para el futuro de este país sudamericano, la pacificación y su gente, aspecto que merece atención y oración.
comments