“El monstruo en el que se ha transformado la Iglesia católica es muy poderoso”, sentencia ante La Izquierda Diario José Luis Galli, un salteño de 73 años que, entre cosas hechas en su vida, escribió un libro titulado “La corrupción intentó llegar al cielo”.

Ante todo, Galli aclara que él es un genuino miembro de la Iglesia católica y que si el último martes se presentó con sus papeles ante el Ministerio Público Fiscal salteño es porque, justamente, lo que quiere es que la gente deje de ser expulsada de la Iglesia por una banda de corruptos, delincuentes y encubridores.

El martes 23 su denuncia quedó asentada en la Fiscalía 2, a cargo de Justo Alberto Vaca, y lleva el número de expediente 1307/18. Es la primera vez que, al menos en el país, el apellido Bergoglio se incorpora a una denuncia judicial acusándolo de ser responsable de la trama de encubrimiento de abusos sexuales sobre niñas y niños por parte de clérigos y otros miembros de la institución católica.

comments