Los cristianos en Bolivia están orando por la paz y la justicia después de la histórica renuncia del presidente Evo Morales y la instalación de Jeanine Áñez en su lugar. 

Las disputadas elecciones presidenciales de octubre resultaron en disturbios civiles, con muchos negocios, bancos y escuelas cerrados, y el transporte muy restringido.

Nuevas protestas durante el fin de semana han provocado cinco muertes.

Si bien los disturbios han provocado que algunos misioneros cristianos abandonen el país, los socios de la Sociedad de Misiones de la Iglesia Andrew y Lisa Peart, que residen en la ciudad de Santa Cruz, han decidido quedarse. 

Junto con su iglesia, se han embarcado en una campaña de oración de cuarenta días por el país en este momento de transición. 

A pesar de la incertidumbre, muchos cristianos continúan orando. De hecho, durante toda la semana, miles de bolivianos se reunieron en el Cristo Redentor en el centro de Santa Cruz para una reunión de oración improvisada. 

En otra reunión de oración a altas horas de la noche, Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico, instó a los presentes a no dejar de rezar. Dirigió oraciones de agradecimiento por la protección y guía del Señor frente a las protestas en curso, y alentó a las personas a mantenerse firmes en su fe y su lucha por la democracia y la verdad.

También se dijeron oraciones por la policía, el nuevo gobierno y por la unidad en todo el país.

Finalmente, hubo un minuto de silencio para quienes perdieron la vida durante las protestas y enfrentamientos.

Al describir el movimiento de oración, los Pearts dijeron: “Miles de bolivianos en nuestra ciudad se han reunido todas las noches en la intersección del Cristo Redentor para arrodillarse y orar, buscando la voluntad de Dios; es tan poderoso”. 

comments