Según los encargados de extinguir el fuego, dijeron que el sacerdote tomó un recipiente lleno de gasolina confundiéndola con agua bendita.

«El hombre tomó un bidón lleno de gasolina pensando que era agua», explicó Ibrahim Farinloye, portavoz de los servicios de urgencias.

«Cuando estaba vertiendo el líquido sobre el hombre, una vela que estaba justo al lado prendió fuego y las llamas los envolvieron rápidamente», agregó.

La persona rociada la gasolina murió en el acto y el sacerdote sufrió muchas heridas por el fuego.

Este incendio se extendió hasta un gasoducto cercano que enseguida explotó llenando de humo a la población de Lagos, la localidad del suceso.

De acuerdo con varios líderes locales, esta ceremonia con agua bendita es muy importante en las iglesias ya que allí «se recibe el favor de Dios además de sanidad y liberación»

Fuente: BibliaTodo

comments