La Corte Suprema de los Estados Unidos le otorgó a la comunidad pro-vida una gran victoria el lunes, defendiendo una ley de Kentucky que requiere que los médicos, antes del aborto, muestren y describan un ultrasonido para la mujer embarazada y ella también escucha los latidos del corazón .

La ley, conocida como HB 2, no exige que las mujeres miren o escuchen, pero es una de las leyes de ultrasonido más estrictas del país, según el Instituto Guttmacher, un defensor de la elección.

La ley exige que el médico especialista en abortos muestre a la mujer imágenes del feto o del bebé y brinde una “explicación de lo que representa el ultrasonido”.

El material también debe incluir “las dimensiones del embrión o el feto y la presencia de extremidades externas y órganos internos, si están presentes y visibles. Además, requiere que el médico permita que la mujer escuche un latido del corazón si es audible”.

La mujer embarazada debe firmar un formulario que indique que ha visto las imágenes y que escuchó o se negó a hacerlo.

“Ni el médico, el técnico calificado ni la mujer embarazada están sujetos a ninguna sanción si la mujer se niega a mirar las imágenes de ultrasonido o escuchar los latidos del corazón si el latido es audible”, dice la ley.

Los líderes pro vida aplaudieron la acción de la Corte Suprema.

“Cuando las mujeres tienen la oportunidad de ver la humanidad de sus hijos y escuchar sus latidos, muchas rechazan la violencia del aborto”, tuiteó Lila Rose, fundadora y presidenta de Live Action.

“Esta es una gran victoria para Kentucky y nuestra nación”, celebró Lila.

comments