Los terroristas islámicos mataron a casi 20 civiles en un ataque nocturno en la aldea de Bani, en el norte de Burkina Faso , provincia de Seno, dijeron el domingo fuentes de seguridad.

“Los terroristas, fuertemente armados y en motocicletas, literalmente ejecutaron a los locales”, dijo la fuente de seguridad a la AFP. Los hombres dejaron casi 20 muertos, incluidos 10 cristianos , agregó la fuente.

Un funcionario de salud local, hablando desde la ciudad norteña de Dori, dijo que la enfermera jefe en el pueblo cercano de Lamdamol estaba entre las víctimas.

“Hay pánico dentro y alrededor de la aldea”, agregó el funcionario, diciendo que la población local estaba huyendo del área hacia la parte centro-norte del país.

Otra fuente de seguridad dijo que el ataque fue una represalia después de que los yihadistas le dijeron a la gente local que abandonara el área unos días antes.

Las fuerzas de seguridad trabajaron día y noche para hacer que el área fuera segura, “pero es difícil estar en todas partes al mismo tiempo”, dijo la fuente.

Este último ataque se produce una semana después de varios ataques similares en el norte del país.

El 25 de enero, un ataque mató a 39 civiles en la aldea de Silgadji, en la provincia vecina de Soum, al noroeste de Seno.

Burkina Faso limita con Malí al noroeste y Níger al este, los dos países luchan por contener una ola de ataques letales yihadistas.

Las fuerzas de seguridad de Burkina, mal equipadas y mal entrenadas, no han podido combatir los ataques mortales en su territorio, a pesar de la ayuda de soldados extranjeros, principalmente tropas francesas.

Según datos de la ONU, los ataques yihadistas en Malí, Níger y Burkina Faso mataron a 4.000 personas en 2019 y causaron una crisis humanitaria sin precedentes, lo que obligó a 600.000 a huir de sus hogares.

comments