El líder de una secta en el centro de la propagación del coronavirus en Corea del Sur se enfrenta a cargos criminales, entre ellos el de homicidio, por haber obstruido presuntamente los esfuerzos para contener el Covid-19.

Lee Man Hee, fundador y líder espiritual de la Iglesia de Jesús Shincheonji, y doce de sus seguidores están acusados de retener los nombres de miembros de la secta que podrían haber resultado contagiados con el virus y por tanto obstruir los esfuerzos de las autoridades sanitarias para contener la propagación.

Los fiscales en Seúl argumentan que la secta violó las leyes relativas a detener la propagación de enfermedades infecciosas y, por tanto, debería ser responsable de las muertes de algunas de las víctimas, según informa DPA.

En total, en Corea del Sur se han registrado hasta este lunes 4.212 casos y 22 muertes. Del total de casos, 3.801 pacientes proceden de Daegu, en cuya sucursal de la citada secta se habrían producido buena parte de los contagios. Según la agencia Yonhap, el 57 por ciento de los contagiados en esta ciudad de 2,4 millones de habitantes están vinculados con la secta.

El contagio habría sido desencadenado por una mujer de 61 años, asidua de la secta, a la que se diagnosticó el coronavirus el 18 de febrero y que visitó la iglesia en cuatro ocasiones antes y después de constatar los primeros síntomas.

EL FUNDADOR PIDE DISCULPA

Así las cosas, Lee ha ofrecido este lunes sus disculpas y ha prometido cooperación plena con el Gobierno para combatir el coronavirus. “Como el representante de los seguidores de Shincheonji, pido sinceramente disculpas a la ciudadanía”, ha afirmado en rueda de prensa a las afueras de Seúl.

“No era nuestra intención pero muchas personas se han contagiado”, ha admitido, según informa la agencia surcoreana Yonhap. Lee, de 88 años, ha llegado incluso a arrodillarse ante los periodistas durante la rueda de prensa, mientras algunos manifestantes le pedían a gritos que asumiera su responsabilidad.

“Haremos todo lo que podamos para apoyar las medidas de control de la enfermedad adoptadas por el Gobierno con todos nuestros recursos”, ha prometido el fundador de la secta.

Según Yonhap, se espera que aumenten el número de casos en los próximos días ya que las autoridades sanitarias han comenzado a realizar pruebas a unos 310.000 miembros de la secta. El propio Lee ya se ha sometido a la prueba y ha dado negativo, según la iglesia.

Este sábado, el Ministerio de Justicia informó de que unos 3.600 miembros de la secta entraron en Corea del Sur desde China entre el 1 de julio y el 27 de febrero. Entre ellos, 42 miemnros viajaron a la ciudad de Wuhan, epicentro del actual brote de Covid-19 que se ha extendido a nivel mundial.

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here