Las normas aprobadas tanto en las Comunidades Autónomas como por parte del Gobierno han afectado al desarrollo normal de las actividades de los evangélicos en todo el país, que prácticamente en su totalidad han detenido sus reuniones públicas, siguiendo las recomendaciones que ya se habían realizado días antes del enclaustramiento obligatorio de toda la población.
Sin embargo, algunas iglesias que han optado por reunirse esta semana han enfrentado el desalojo por parte de la Policía, muy atenta en esta primera semana de cuarentena ante cualquier reunión pública no autorizada.
Así ha ocurrido en el barrio de Dos Hermanas en Sevilla donde los vecinos han llamado a la Policía al producirse concentraciones de evangélicos en la calle para cantar y orar. Según informa El Diario de Sevilla y El Confidencial, el responsable del Comisionado del Polígono Sur, Jaime Bretón, mostró su preocupación porque estas reuniones sigan produciéndose y llamó a la responsabilidad de todos los vecinos. “Hay que atenerse a las normas”, señaló Bretón, que comunicó que ha trasladado lo que ocurre al subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, demandando medidas para evitar esas reuniones.
Desalojos en iglesias en Málaga y Madrid.
Mientras tanto, también en Madrid y Málaga se han producido incidentes en iglesias evangélicas que celebraban reuniones sin cumplir con la normativa en vigor. En el caso de Málaga, la iglesia evangélica Jesús con nosotros celebró el culto el domingo y también el miércoles. Fue este miércoles cuando la policía se presentó en el local y procedió a su desalojo, denunciando además al titular del local y al pastor.
El pastor de la iglesia evangélica se defendió afirmando que antes de celebrar el culto habían consultado previamente a sus abogados, quienes, según él, les dijeron que se podían reunir para orar siempre que guardaran las distancias reglamentarias. Incluso asegura que recibieron una visita de la Policía Local el pasado domingo, tras la entrada en vigor del decreto y con el local aún más lleno, y que no fueron denunciados ni les advirtieron de anomalía alguna, por lo que se mostró “muy sorprendido” con la intervención policial de ayer tarde. “Ha sido un golpe muy duro, estamos destrozados por esta actitud”, subraya.
La policía intervino deteniendo el desarrollo del culto y enviando a todos los asistentes a sus casas, aplicando el artículo 11 del Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros el sábado, donde se especifica que: “La asistencia a los lugares de culto y las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de al menos un metro”.
La denuncia interpuesta por la policía al titular del local y al pastor contempla sanciones económicas elevadas (de 30.000 a 600.000 euros) de acuerdo al artículo 45.3, apartado b, de la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil, donde se recoge como infracción muy grave el que, “en las emergencias declaradas, el incumplimiento de las órdenes, prohibiciones, instrucciones o requerimientos efectuados por los titulares de los órganos competentes […] cuando suponga una especial peligrosidad o trascendencia para la seguridad de las personas o los bienes”.
En relación a este caso, la Fraternidad de Pastores de Málaga ha difundido un vídeo en el que animan a los evangélicos a quedarse en casa “por amor a los demás y responsabilidad”, porque “un buen cristiano tiene que ser también un buen ciudadano”.
Ferede retira la acreditación al pastor
A través de una carta, la Federación Evangélica ha comunicado al pastor de la congregación malagueña la retirada preventiva de su credencial como Ministro de Culto evangélico.
“Por las razones expuestas y la gravedad del momento en que nos encontramos, le informamos que la Comisión Permanente de Ferede abre expediente para la retirada de su credencial como ministro de culto acreditado de esta federación”, dice Ferede en su carta, informa Actualidad Evangélica. “Por lo que no podrá realizar actos de asistencia religiosa evangélica dentro del Servicio Común en establecimientos públicos ni tampoco podrá oficiar ceremonias con efectos civiles”, concluye.
“La celebración de cultos en estos días del confinamiento establecido por el estado de alarma decretado por el Gobierno de España, es una falta de solidaridad para con el conjunto de la sociedad que está haciendo sacrificios para quedarse en casa y realizar actividades desde sus domicilios. También es insolidario con el resto de las iglesias evangélicas de España que sí están guardando estas medidas con sacrificio y responsabilidad y según lo recomendado por esta federación”, señala Ferede.
Caso en Madrid.
Por otra parte, en Madrid, la Policía Municipal procedió el miércoles también al desalojo de una iglesia evangélica en Tetuán. Cuando los agentes llegaron al inmueble, el responsable del acto aseguró que eran unas 40 personas y defendió que era “una reunión religiosa” y que podía celebrarse conforme a la normativa vigente. Sin embargo, los asistentes, que eran en realidad 53 personas, no cumplían la distancia recomendada de separación de un metro ni las medidas sanitarias de protección.
Al comprobar estas deficiencias, los policías procedieron al desalojo del local sin ningún tipo de incidentes y denunciaron al titular de la iglesia y a un trabajador de esta. Según el portavoz, las sanciones a las que se enfrentan ambos ahora van de 1.500 a 600.000 euros. La cuantía concreta dependerá de lo que fije el instructor del expediente, de Protección Civil.
Clara recomendación de no reunirse.
Ya el pasado 12 de marzo, antes incluso de la declaración del estado de alarma, la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede) recomendó a las iglesias no celebrar cultos. Son muchas las que están recurriendo durante esta semana a retransmisiones online y cultos familiares, pidiéndose a los fieles que se queden en casa y respeten las órdenes de las autoridades ante la situación de emergencia.
comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here