El músico Will Carroll, baterista de la banda Death Angel, fue hospitalizado en coma debido a la infección por el nuevo coronavirus, y quien durante este período inconsciente tuvo una experiencia sobrenatural: se fue al infierno y conoció a Satanás.

El baterista de la banda de trash metal tiene 47 años y luego de desarrollar fuertes síntomas de Covid-19, fue ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Centro Médico California Pacific y necesitaba estar conectado a respiradores para mantenerse con vida.

Su hospitalización en marzo tuvo lugar después de regresar de Europa, donde realizó una gira con su banda, según la información del portal de la Agenda del San Francisco Chronicle .

A lo largo de la experiencia sobrenatural, estuvo en contacto con una mujer demonio que lo regañó por su pereza y lo convirtió en un “monstruo como Jabba el Hutt”, un personaje de las películas de Star Wars , que vomitó sangre hasta que sufrió un ataque al corazón.

Cuando se despertó el 30 de marzo y había “tubos entrando y saliendo de mí, y había una enfermera allí”, el baterista tardó en comprender lo que estaba sucediendo. “Mis primeras palabras fueron: ‘¿Todavía estoy en el infierno?'”

“Ella me ignoró”, agregó el músico, según información de Fox News .

Will Carroll afirmó además que el tiempo en el infierno sirvió para poner los pies en el camino recto: decidió que era hora de dejar el alcohol y los cigarrillos y solo automedicarse con marihuana comestible (se vende legalmente en California en dulces y pasteles) y sidras, socialmente.

Sintió que estaba cerca de la muerte y ahora su despertar se siente como un renacimiento, resumió: “Todavía voy a escuchar metal satánico, y todavía amo a Deicide y bandas como esa”, dijo Carroll en la entrevista. “En cuanto a mi vida personal y mi experiencia con lo que pasé, no creo que Satanás sea tan genial como solía pensar”.

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here