Hoy día el gobierno de Corea del Norte aún no ha confirmado un brote de coronavirus en su territorio. Sin embargo, nos llama poderosamente la atención que no se permiten extranjeros en el país y no todos los ciudadanos norcoreanos pueden irse.

Así mismo los ojos de muchas personas estan puesto sobre los norcoreanos y se temen que la situación actual conduzca a otra “Marcha dura”, como lo llama el pueblo norcoreano a la gran hambruna de la década de 1990, en la que murieron entre 2 y 3 millones de personas.

Un fugitivo norcoreano Timothy* comenta “En medio de las restricciones fronterizas en Corea del Norte, la escasez de alimentos ha cuadruplicado los precios de mercado”.

“Según un informe reciente de DailyNK, muchas tiendas están cerradas o no pueden vender productos porque simplemente no tienen nada que vender. Los amentos de los productos fueron de de 4.000 a 8.000 wones coreanos”.

Las fuentes de Open Doors también informan que los precios de mercado son inestables y generalmente se disparan. Incluso con la apertura de los mercados, la mayoría de las personas no pueden permitirse comprar nada. También hay informes de que muchos ciudadanos ya han muerto de desnutrición y hambre.

Es necesario aclarar que por el momento, los norcoreanos no pueden recibir ayuda a través de redes de puertas abiertas en países cercanos. “Siempre decimos que la oración es tan importante como dar”, dice el portavoz que está estrechamente involucrado con el equipo de Open Doors en Corea del Norte.

“Nuestros equipos se están preparando para distribuir alimentos en secreto, pero los norcoreanos necesitan llegar a nosotros. Entonces realmente pedimos oraciones y apoyo financiero a nuestros donantes. Necesitamos ambos y no podemos tener uno sin el otro ”.

Definitivamente sabemos que Dios no se ha olvidado de esta nación “Una vez, estaba en una de las fronteras con Corea del Norte. Pude ver un pueblo y supe que había cristianos secretos allí. Me sentí tan desanimado que todo lo que pudimos hacer fue darles comida y, a veces, algunos materiales cristianos. Pero luego recordé un mensaje que recibimos de uno de ellos. Esa persona escribió: ‘Gracias a tu ayuda, sé que Dios no nos ha olvidado’. Así es como Dios me recordó que no solo estamos trayendo paquetes de arroz a los cristianos de Corea del Norte. Llevamos esperanza “.

* Nombres cambiados o eliminados por razones de seguridad

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here