Un cristiano involucrado en el trabajo humanitario de la iglesia cubana fue arrestado y acusado de “propagar epidemias”. Este nombre no ha sido publicado.

Los líderes religiosos y otros cristianos que se han movilizado para ayudar están siendo arrestados simplemente por ayudar a los ancianos y brindar ayuda mutua a los vecinos.

En Cuba , “la lucha contra la pandemia de Covid-19 ha sido un pretexto bienvenido para que los funcionarios del gobierno aumenten su presión sobre los disidentes y otros que se consideran parte de un movimiento de oposición”, dijo Rossana Ramírez, analista de persecución en Portas. Abierto.

Rossana dice que estas personas son acusadas de desobediencia o propagación de enfermedades, y son multados con cantidades exorbitantes, el equivalente a más de R $ 1,500.00. “Como esto es más de lo que ganan los ciudadanos cubanos en un año, no pueden pagar esas multas y, en consecuencia, son enviados a prisión”, dice Ramírez.

Este tipo de acusación también ha ocurrido en países como India , donde a los cristianos se les niega la ayuda debido a su fe,

La organización de apoyo para Christian Open Doors ha estado trabajando y actuando en estos países, con asistencia socioeconómica, capacitación para líderes comunitarios y religiosos, generación de empleo e ingresos y asistencia legal, médica y psicológica a más de 260 millones de cristianos perseguidos en todo el mundo.

Violaciones de derechos

Se registró una estadística impresionante: el 96% de los cubanos sufrieron violaciones de derechos humanos en medio de la pandemia .

“Para los cristianos, la crisis del coronavirus simplemente exacerbó una situación que ya era difícil”, dijo Rossana.

Hace apenas unos meses, las iglesias en Cuba estaban siendo demolidas por razones legales arbitrarias y los cristianos que criticaban las políticas del partido comunista gobernante enfrentaban hostigamiento y sanciones.

“Dichas medidas gubernamentales buscan intimidar y subyugar a los cristianos y evitar que la fe cristiana se propague entre la población”, dijo.

Yoe Suárez ,un periodista cubano evangélico e independiente que informa sobre temas de derechos humanos y libertad religiosa a agencias de noticias locales e internacionales, fue convocado en marzo por agentes de seguridad del estado que lo acusaron de “disenso” y “difusión de propaganda enemiga”.

Está bajo una prohibición indefinida de abandonar el país y ha sido acosado varias veces durante la retirada social, incluidas las amenazas a su familia.

Los líderes de la iglesia enfrentan otros desafíos. Durante el encierro, las iglesias trataron de organizar reuniones en línea, estudios bíblicos y cuidado pastoral remoto, pero el alto costo de Internet en la isla ha causado un gasto insoportable para algunos.

También hay preocupación por los cristianos que están en prisión o bajo arresto domiciliario. En abril de 2019, el pastor Ramón Rigal y su esposa, Ayda Expposto, recibieron sentencias de prisión por hacer “Enseñanza en casa” (enseñar en casa en lugar de en la escuela) con sus hijos.

Ayda fue liberada 14 días antes de cumplir su condena de un año de prisión, y Ramón a principios de julio de este año, después de cumplir un año de prisión. Detenido por la práctica de la educación en el hogar, la pareja fue condenada por lo que se denominó “actos contra el desarrollo normal de un menor”.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *