Si un musulmán que vive en Sudán decidiera abandonar su fe o convertirse a otra religión como el cristianismo, esta persona sería castigada con muerte.

Durante casi 30 años, la ley de apostasía de Sudán, basada en la estricta ley islámica de la Sharia, condenaba a muerte a cualquiera que fuera declarado culpable de violar la ley.

Pero ahora, en un cambio dramático, esta nación abrumadoramente musulmana del norte de África ha decidido eliminar la pena de muerte e introducir una serie de reformas políticas que los expertos esperan mejoren las vidas de los sudaneses, especialmente las mujeres y los grupos religiosos minoritarios.

Dijo a la BBC el ministro de Justicia de Sudán, Nasredeen Abdulbari  “Estamos ansiosos por demoler cualquier discriminación promulgada por el antiguo régimen y avanzar hacia la igualdad de ciudadanía y una transformación democrática”.

La Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional ha acogido con beneplácito las medidas adoptadas por el gobierno provisional de Sudán, calificando las reformas legislativas de significativas e históricas.

“El gobierno de transición de Sudán sigue cumpliendo su compromiso con la justicia, la paz y la libertad”, dijo el vicepresidente de la USCIRF, Tony Perkins, en un comunicado. “Estas nuevas medidas son importantes para proteger la libertad del pueblo sudanés para elegir libremente y practicar su fe sin castigo”.

Algunas de las reformas legislativas presentadas por el gobierno de transición de Sudán incluyen, poner fin a la flagelación, prohibir la mutilación genital femenina o MGF, y permitir que los no musulmanes consuman alcohol.

“Es el amanecer de un nuevo día”, dijo a CBN News Anurima Bhargava, vicepresidenta de USCIRF. “Después de 30 años de gobierno por parte de un régimen islamista, en las protestas que derribaron a ese gobierno, ahora estamos viendo reformas masivas en todo el país, incluida esta medida más reciente para asegurar que la apostasía ya no se castigue con la muerte”.

comments