Para lidiar con el estrés y la incertidumbre durante la pandemia , la mayoría de los cristianos no recurren a Dios , sino a la televisión.

El descubrimiento es el resultado de una investigación publicada la semana pasada por el Pew Research Center, que analizó cómo el coronavirus afectó los hábitos religiosos de las personas en los Estados Unidos.

Aproximadamente el 89% de los estadounidenses prefiere lidiar con la pandemia en casa, viendo Netflix, programas de televisión o películas. Esto incluye al 90% de los cristianos, el 87% de los judíos y el 88% de las personas sin religión, según la encuesta.

Además, el 84% de los estadounidenses ha pasado tiempo al aire libre y el 70% ha hablado con familiares y amigos por teléfono o videollamada.

Sin embargo, cada vez menos personas recurren a su fe en busca de apoyo. Más de la mitad (55%) dijo que reza al menos una vez a la semana y el 29% lee las Escrituras.

Aquellos que probablemente busquen el consuelo de Dios al menos una vez a la semana, a través de la oración y la lectura de las Escrituras, son miembros de iglesias protestantes.

Restricciones en iglesias

Meses después del inicio de la pandemia, algunos templos están reabriendo. La mayoría de los estadounidenses (79%) piensa que las iglesias deben seguir las mismas reglas de distancia social que otras instituciones. El número es similar entre los cristianos (74%).

Entre los que asisten a servicios en línea o presenciales al menos una vez al mes, la mayoría piensa que los templos deben abrirse con precaución (57%) para evitar la propagación de Covid-19, incluida la distancia social (51%), el uso máscaras (44%), capacidad reducida (41%) y canto limitado (29%). 

Aún así, entre los que asisten a la iglesia con regularidad, la mayoría informó que asistieron a servicios en línea (72%) en lugar de reunirse en persona (33%) en el mes anterior.

Ayuda para otros

En lo que respecta a la compasión, la pandemia ha sacado lo mejor de algunos estadounidenses.

Aproximadamente el 39% informó que ayudó a un amigo o vecino entregando comestibles, dejando mensajes o ayudando con el cuidado de los niños. Al menos el 29% se ofreció como voluntario o hizo una donación a una organización no religiosa y el 18% a una organización religiosa.

Para la recopilación de datos, se entrevistó en línea a 10 211 adultos estadounidenses entre el 13 y el 19 de julio.

comments