Según Pervaiz, el supervisor lo confrontó cuando salía del trabajo. El cristiano entonces mantuvo su fe en Jesús, pero fue acusado de haber blasfemado mensajes contra el profeta Mahoma. Sin embargo, el fiscal, Ghulam Mustafa Chaudhry, argumentó que esta era la primera denuncia de proselitismo religioso de los funcionarios contra Khokher.

Pakistán es el quinto país en  la Lista Mundial de Persecución de 2020  y una de las principales fuentes de persecución son los extremistas musulmanes. Por esta razón, las leyes sobre blasfemia se han cobrado muchas víctimas en el territorio. El caso de la  cristiana Asia Bibi es uno de los ejemplos que ha ganado la atención internacional . Después de una larga batalla en los tribunales, fue absuelta y tuvo que huir del país para vivir a salvo.

Actualmente  hay unas 80 personas arrestadas en Pakistán  acusadas de blasfemar contra el Islam. La mitad de ellos están cumpliendo cadenas perpetuas o han sido condenados a muerte , dice la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos (USCIRF). Sin embargo, algunos acusados ​​del crimen ni siquiera cumplen condena, ya que son asesinados de antemano. Otra situación que se da es el asesinato de familiares, abogados y jueces que han dictado sentencias favorables al imputado.

comments