Los funcionarios del Partido Comunista en una de las provincias más pobladas de China están ofreciendo recompensas en efectivo a los ciudadanos que denuncien “sitios de actividad religiosa ilegal”, incluidas iglesias clandestinas, según un nuevo informe.

En agosto (2020), la Oficina de Asuntos Étnicos y Religiosos del condado de Gushi, provincia de Henan, comenzó a ofrecer a los ciudadanos 500 RMB (alrededor de 70 dólares estadounidenses) para recopilar fotos, videos, grabaciones de audio y otros materiales de cualquier actividad religiosa ilegal, según el informe de la revista ‘Bitter Winter’, que supervisa las violaciones de la libertad religiosa en China. Henan es la tercera provincia más poblada de China.

Los cristianos en China solo pueden adorar en una iglesia que es parte del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías (para protestantes) o la Asociación Católica Patriótica China. Pero como ambas denominaciones enfrentan severas restricciones – incluyendo un límite en lo que se predica – millones de cristianos adoran en iglesias clandestinas, consideradas “ilegales”.

Las iglesias clandestinas suelen reunirse en casas o edificios alquilados. La postura del condado sobre las iglesias ilegales ha provocado que un propietario deje de alquilar su propiedad a un grupo de cristianos, informó Bitter Winter.

“Animado por la propaganda del gobierno, el propietario nos echó, negándose a alquilarnos su propiedad”, dijo un miembro de la iglesia clandestina. “Explicó que no quería sufrir ninguna consecuencia si se descubría nuestra ubicación. El Partido Comunista Chino no se detendrá hasta que elimine todas las creencias religiosas ”.

Se están ofreciendo recompensas monetarias en otras partes de la provincia, incluidas las ciudades de Mengzhou, Jiyuan y Shangqiu.

“El gobierno ejerce un control estricto no solo para frenar el desarrollo de iglesias en las Tres Autonomías, sino también para prohibir las iglesias en las casas, por temor a que ayuden a derrocar al régimen”, dijo un funcionario del gobierno local a Bitter Winter.

Los funcionarios del gobierno incluso han pedido a los miembros de la iglesia de las Tres Autonomías que denuncien las iglesias clandestinas ilegales. Tal solicitud se hizo en la provincia de Hubei, donde el gobierno convocó una reunión en junio con 20 clérigos de la iglesia legalizados por el Partido Comunista.

“El gobierno nos pide que les hagamos una ‘donación’, sin tener en cuenta que nuestra iglesia ha estado cerrada durante meses”, dijo uno de los clérigos a Bitter Winter. “Los funcionarios nos han dicho que dado que no tenemos dinero para dar al gobierno, debemos alentar a los creyentes a espiar lugares no registrados y cobrar recompensas por hacerlo. Recibiríamos suficiente dinero después de varios de estos informes, dijeron. Sabemos quiénes asisten a las iglesias en las casas, pero no haremos nada en contra de nuestra conciencia. Todos deberían tener derecho a practicar su fe ”.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *