Bahrein, país árabe ubicado en el Golfo Pérsico, acordó reconocer a Israel y normalizar las relaciones con el gobierno israelí, anunció este viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El acuerdo que establece relaciones entre Israel y Bahrein dará como resultado vuelos directos entre los países, dijo el domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

“Habrá un tráfico aéreo rápido y directo entre países“, dijo en comentarios al gabinete israelí, cuya transcripción fue emitida por su gabinete.

El acercamiento entre los dos países de Oriente Medio se produce menos de un mes después de que Emiratos Árabes Unidos reconociera y normalizara las relaciones con Israel, también en un acuerdo mediado por Estados Unidos que se hará oficial la próxima semana. Hasta entonces, solo Egipto y Jordania mantenían vínculos con israelíes en el mundo árabe.

Trump anunció la firma del acuerdo después de una llamada telefónica al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y al rey de Bahréin, el rey Hamad bin Isa Al Khalifa.

“Otro hito hoy”, tuiteó el presidente estadounidense, quien calificó el documento de “acuerdo de paz”, aunque Bahrein e Israel no estaban en guerra.

Al igual que con los Emiratos Árabes Unidos, el acuerdo entre Bahréin e Israel permitirá normalizar las relaciones diplomáticas, comerciales y de otro tipo en ambos países.

“La apertura del diálogo directo y la creación de vínculos entre estas dos sociedades dinámicas con economías avanzadas continuará la transformación positiva de Oriente Medio y una mayor estabilidad, seguridad y prosperidad para la región”, dice el comunicado conjunto.

Bahrein, al igual que Arabia Saudita, ya había acordado abrir el espacio aéreo para los aviones israelíes, lo que ahora permite vuelos directos para conectar a Israel con los países del Golfo Pérsico.

Hace una semana, Trump negoció un acuerdo similar entre Israel y Kosovo, un país ubicado en los Balcanes. Además, el presidente estadounidense convenció a Serbia de trasladar la embajada del país en Israel a Jerusalén, una medida equivalente a la que tomó Estados Unidos en 2018.

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *