El Departamento de Seguridad Pública de Nanbu, un condado de la ciudad de Nanchong, en la provincia de Sichuan ( China ), envió a más de 30 agentes de policía para invadir la iglesia doméstica ‘Sola Fide’. En la acción fueron detenidos el pastor y unos 50 miembros de la iglesia. Aunque la acción tuvo lugar a finales de julio, el caso no llamó la atención de la agencia de persecución religiosa ‘Bitter Winter’ hasta la segunda quincena de septiembre.

Un miembro de la congregación le dijo a Bitter Winter que cuando llegó la policía alrededor de las 7 am de ese día, más de 70 creyentes asistían a un servicio. Advertidos por un miembro de la iglesia que estaba de guardia afuera, 20 feligreses lograron escapar. Cuando el pastor protestó porque estaba esposado y le dijo a la policía que no había violado ninguna ley y que se debía respetar la libertad religiosa de la gente, los agentes lo golpearon con varias patadas.

La policía confiscó todas las Biblias e himnarios y dejó caer la cruz y una imagen de Jesús. También retiraron el aire acondicionado, el sistema de audio y el equipo de música del sitio y cerraron el sitio.

Residentes del barrio dijeron que dos días antes del operativo, cuatro policías vestidos de civil fueron vistos afuera del lugar. Según un joven de la región, la policía fue localizada a las 4 de la mañana del día del operativo.

Tras ser liberado, un miembro de la congregación reveló que todos los creyentes encarcelados fueron trasladados a una comisaría para registrar sus documentos de identidad, fotografías y huellas dactilares. La policía los ha incluido en la lista negra y pueden ser vigilados o acosados ​​durante mucho tiempo. Algunos miembros fueron liberados más tarde ese día, mientras que el pastor y varios creyentes fueron detenidos durante 4 a 15 días.

El siguiente video muestra el momento en que la policía se lleva a los cristianos detenidos:

comments