Más de 3.200 personas de 98 iglesias asociadas se unieron a un evento de oración presencial y en línea el sábado para orar por las escuelas, estudiantes y maestros en la ciudad de San Diego, California (EE. UU.).

Esta fue la segunda reunión de oración del movimiento “Oramos en San Diego”; la primera tuvo lugar en junio, cuando los cristianos intercedieron por la curación del Covid-19 y las tensiones raciales en el país. Casi 2.000 personas asistieron al evento en persona, mientras que el resto se unió a ellos en línea.

“Curiosamente, no tuvimos ningún disturbio civil importante en nuestra ciudad. ¿Es este un resultado directo? Tal vez no. Pero creo que parte de eso se puede atribuir al hecho de que las personas de fe estaban orando”, dijo Daryl Nuss, de 71 años, líder de We Pray San Diego, en una entrevista con The Christian Post.

Durante el evento, Nuss y otros asistentes oraron durante una hora mientras veían una guía de oración proporcionada por el pastor Miles McPherson de Rock Church con 19,000 miembros en San Diego en sus teléfonos celulares.

En julio, el gobernador de California, Gavin Newsom, anunció que las escuelas incluidas en la lista de vigilancia Covid-19 deberían permanecer cerradas, incluida San Diego. Debido a esto, las clases se siguen impartiendo de forma virtual.

La reunión de oración del sábado se basó en años de trabajo junto con las escuelas en San Diego, según Nuss. En los últimos ocho años, las iglesias han establecido una relación con las escuelas locales a través de programas de concienciación sobre las drogas.


Participantes de We Oramos en San Diego en Chula Vista High School. (Foto: SD Rock / Angie White)

Tenemos un vínculo real de confianza“, dijo. “No sucedió de la nada“.

Oración por el futuro

Otro líder del evento, el pastor Abel Isaac Ledezma, del Christian Family Center, dijo que los intercesores oraron por la escuela, la educación, los maestros, los directores, los estudiantes y el sistema educativo.

“Básicamente, estábamos orando por nuestro futuro”, dijo Ledezma. “Sentí que era muy necesario”.

El pastor reveló que la reunión pacífica de los miembros de la iglesia sorprendió a la gente que pasaba por las escuelas.

“Estaban un poco confundidos porque están acostumbrados a ver gente con carteles de protesta mostrando enfado, pero sus caras empezaron a cambiar cuando vieron que estábamos rezando”, dijo Ledezma. “Es muy diferente de lo que la gente ve hoy”.

Tanto Nuss como Ledezma creen que un evento como este muestra lo que representa la iglesia. En tiempos en los que los cristianos son conocidos por lo que se oponen, esta fue una oportunidad para mostrar amor por su comunidad.

“Esta es una manera positiva de mostrarle a la gente que creemos en Dios, creemos en el poder de la oración y no tenemos miedo de orar en las calles”, dijo Ledezma.

comments